Vigo necesita 200 policías más

Los agentes locales y nacionales demandan una mayor dotación en armas largas y en cursos de formación específica para la prevención de ataques terroristas


vigo / la voz

Conseguir que se refuercen las plantillas de las policías locales de las principales ciudades se ha convertido en objetivo común del Ministerio de Interior y los alcaldes de toda España. Abel Caballero reiteró ayer su intención de recuperar todos los efectivos posibles para la plantilla de la Policía Local de Vigo, reclamando al Gobierno que permita a los ayuntamientos el uso de sus propios recursos económicos para ampliar las plantillas policiales. Las principales centrales sindicales de representación policial en Vigo coinciden en exigir un refuerzo de efectivos para la ciudad que cuantifican en algo más de 200 agentes: un centenar de policías nacionales y unos 120 del cuerpo municipal para atender adecuadamente todas sus funciones.

El alcalde Caballero destacó que el acuerdo con el ministro Zoido es total y confía en reforzar pronto la policía municipal. En enero todos los agentes mayores de 59 años podrán jubilarse, así que la contratación es imprescindible para garantizar la seguridad en una ciudad «que es ejemplo de coordinación entre policías», dijo el regidor.

El secretario general del sindicato SICO, Dámaso Pena, subraya que existe una «necesidad imperiosa» de completar la plantilla de la Policía Local, que es de 400 efectivos y que actualmente la componen unos 320 agentes. Y son 46 los que se jubilarán de forma anticipada, revelan fuentes cercanas a la Policía Local, con lo que la plantilla se quedará con un déficit de 126 agentes a partir del 2018.

Desde el sindicato valoran que la coordinación en las calles entre las distintas policías es «codo con codo», pero echan en falta un mayor intercambio de información «a nivel de jefaturas». En el ámbito del terrorismo, Pena reclama «una formación superior a las policías locales para tener conocimientos un poco más exhaustivos».

Los mandos de la Policía Nacional y Local se reunieron ayer en la comisaría de Vigo. Aunque oficialmente se consideró una junta rutinaria, se produce al día siguiente de que el Gobierno lanzase sus directrices. Fuentes cercanas a la comisaría señalaron que el terrorismo islámico es un «fenómeno nuevo» pero la ventaja es que durante años las brigadas de información de Vigo trabajaron para desbaratar a grupos como el Grapo o los guerrilheiros y controlar discretamente a posibles yihadistas, porque «atajarlo antes de que actúen es fundamental».

Agustín Vigo, de la Unión Federal de Policía (UFP), considera que para haber más agentes patrullando las calles habría que completar la plantilla de la comisaría con cien funcionarios más. «Si quieren más gente en la calle, habría que doblar la comisaría», señaló ayer.

Según la UFP, también haría falta más material: chalecos antibalas y anticuchillos individuales para toda la plantilla, equipos de transmisión, programas en los coches patrulla para comprobar los antecedentes de un sospechoso, armas largas modernas (pues los fusiles actuales «son modelos de los años 70») y más horas y cursos de formación, para manejar el nuevo armamento y las técnicas antiterroristas. Actualmente, los sindicatos prestan nociones básicas.

Los centrales UFP y SUP coinciden en que la Policía Nacional está «a años luz» de los medios y salarios de otros cuerpos como los Mossos d’Esquadra y Ertzaintza. El SUP resalta la carencia de chalecos individuales para los antidisturbios de Vigo y la necesidad de hacer más ejercicios de tiro.

326 Policías locales

Vigo dispone de 326 agentes, pero la relación de puestos de trabajo dicta 400 policías.

620 Policías nacionales

La comisaría cuenta con 600 agentes pero el catálogo proyectado para Vigo es de 720

Preparan la protección de la campaña de Navidad tras vigilar O Marisquiño

La Policía Nacional comenzará a diseñar el operativo de seguridad antiterrorista en la próxima campaña de Navidad, en la que se prevé una gran afluencia de público a las calles de tiendas y centros comerciales. A lo largo de este verano, los agentes ensayaron sus técnicas con suma discreción en el dispositivo de vigilancia de otro evento con numeroso público: O Marisquiño. Los funcionarios apostaron furgones en lugares estratégicos del campeonato, hicieron controles de identificación entre los espectadores y desplegaron antidisturbios.

Una de las claves del sistema de protección en Navidad sería la instalación de elementos fijos, como los setos o bolardos, en las calles de mayor riesgo para obstaculizar posibles ataques con vehículos. «Este tipo de terrorismo nos afecta a todos los ciudadanos porque nos harán la vida más incómoda», indicaron fuentes del sindicato policial SUP.

Discreción municipal

Sin embargo, el Concello mantuvo ayer mutismo sobre el tipo concreto de adopción de medidas de seguridad en la ciudad. El alcalde no quiso desvelar si se instalarán barreras. Solamente dijo que en septiembre se reunirá la junta de seguridad local para estudiar los detalles.

Explicó Caballero que en un evento reciente, que no quiso desvelar, el acceso de vehículos estaban bloqueados con furgonetas de la policía local. Y asegura que aunque no trascienda, en ese evento Vigo estaba blindado «aunque la seguridad 100 % no existe y menos con este tipo de terrorismo», reconoció.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vigo necesita 200 policías más