De la Puente, en la élite mundial

Tenis en silla de ruedas El vigués cierra el curso con tres títulos individuales y con un sitio en el top-20 universal a días de mudarse al CAR de Sant Cugat

.

x. r. c. vigo / la voz

A sus 18 años Martín de la Puente se hace un hueco en la élite mundial del tenis en silla de ruedas. Su rendimiento durante la temporada, con tres títulos (campeón de España, revalidó el título de campeón del mundo júnior y ganó el torneo de Bélgica, además de un buen puñado de torneos en dobles) le coloca en el top-20 universal. Justo unos días antes de marcharse a vivir, estudiar y entrenar al CAR de San Cugat para seguir creciendo con Tokio, y la posibilidad de una medalla, como objetivo a cumplir.

«Es una felicidad inmensa. Una satisfacción plena y una recompensa al trabajo que llevamos haciendo todos estos años. Fruto del esfuerzo de todos», comenta Martín, ya de regreso en Vigo después de ganar en Bélgica y sumar los puntos que le colocaban en la élite mundial. El torneo de Ath fue el punto y final a una temporada tan intensa como dura, tanto en el tenis como en los estudios. «Fue un año bastante duro por todo, tanto en el tenis como en la vida. Fue difícil, pero hay que adaptarse a todo».

Entrar en el top-20 no era el objetivo primordial de la temporada, pero si una consecuencia, porque la mejora estaba marcada en rojo desde el primer día. «El objetivo de la temporada era mejorar y yo sabía que eso íbamos a subir en el ránking. Notaba que estaba intensificando mi manera de juego y sabía que eso iba a ayudarme. Esto es como ver una luz al final del túnel». El mayor cambio del vigués llega en el juego. «Me siento muy bien en la pista, lo ve todo el mundo que me ve jugar y lo ve mi familia y eso es lo más importante. Poco a poco voy superándome y creo que el tenis va de eso. Es una carrera no solo contra todos sino contra ti mismo y estoy muy contento».

Ser el número 20 del ránking significa acercarse cada vez más a los mejores de este deporte y al mismo tiempo le abre puertas de cara a los torneos de la próxima temporada. «Si vas de 20 del mundo eres cabeza de serie y tienes rondas más asequibles y eso después se nota. Yo creo que es un plus».

Como miembro de la corte del tenis en silla de ruedas mundial llegará Martín a Barcelona, para instalarse en el CAR para vivir y entrenar y para desplazarse a Barcelona, a la Universidad Pompeu Fabra para estudiar dirección de empresas y económicas en inglés.

Pensando en el cambio de residencia, el tenista vigués asegura que «una parte es una gran alegría porque los entrenamientos deben ser mejores allí, pero dejar aquí a tu familia y amigos es un palo duro. En esta vida hay que tomar decisiones».

Una vez en Sant Cugat lo primero será la adaptación a su nueva vida lejos de casa, hacer nuevas amistades , «encontrar gente para jugar al tenis. Supongo que habrá bastantes tenistas, pero que no me conocen, y entonces tendré que hacer algunos amigos». Luego vendrá el apartado deportivo con la aspiración de que «vayan mejorando los resultados» para lo que contará con el argentino Fernando Sanmartín como entrenador. El técnico ya dirige en la actualidad al número 1 del mundo, al que espera llegar De la Puente algún día, aunque ahora su máxima aspiración es colgarse una medalla en Tokio 2020.

«A todo el mundo le gusta ser número 1 y creo que gran parte del mérito del actual es del entrenador, pero sobre todo me hace mucha ilusión subir al podio». Por esfuerzo no quedará.

Votación
7 votos
Comentarios

De la Puente, en la élite mundial