El viaje en tren de Vigo a Lisboa tarda 25 minutos menos que a Madrid pese a hacer transbordo

Es posible cubrir la ida y vuelta el mismo día entre la urbe gallega y la capital lusa gracias al enlace rápido en Oporto


vigo / la voz

Saborear un café y un pastel de natas en el Parque de las Naciones de Lisboa está a cinco horas y 25 minutos en tren de Vigo. Para ir a beber una caña a una terraza de la madrileña Plaza de Castilla se tarda más: sobre seis horas.

Lisboa y su área metropolitana, que reúnen a casi tres millones de habitantes, ya están más cerca de Vigo que Madrid en los viajes en ferrocarril. El trayecto a la capital de Portugal dura menos de seis horas a pesar de que el pasajero debe esperar 30 minutos en la estación de Campanha, en Oporto, a hacer el transbordo.

Por contra, Madrid, está como mínimo a 5 horas y 49 minutos de Vigo con el Alvia, aunque solo en el trayecto de vuelta. Saliendo de Guixar, el viaje se prolonga a seis horas y cuarto. Cuesta 56 euros y parte a las 8.49 horas. En la Meseta, el Alvia roza los 300 kms. /h pero en muchos tramos gallegos no pasa de 80.

Varias claves explican por qué Lisboa queda más cerca de Vigo que Madrid a pesar de que Portugal carece de AVE. La explicación más fácil es que la distancia de Vigo a la capital lusa es menor. Distan 471 kilómetros porque el itinerario ferroviario da un rodeo por la costa del norte de Portugal mientras que Madrid está alejada 590 kilómetros, un 25 % más de trayecto. Hay margen para recortar los tiempos a medida que los trenes rápidos lusos, los Alfa Pendular, se acerquen a Valença.

Pero todo apunta a que la tardanza para llegar a Madrid no se debe a su mayor distancia sino a la dificultad para salir del sur de Galicia. El Alvia tarda una hora y 25 minutos en llegar en Ourense porque una vieja vía. Los más rápidos desde Vigo emplean casi cinco horas en entrar en Zamora. Allí empieza la alta velocidad y solo resta hora y media de viaje a la estación de Chamartín. El billete usado se puede validar para seguir gratis en un tren de cercanías a Atocha. Los tiempos se recortarán más porque las obras del AVE avanzan hacia Sanabria.

El viaje a Portugal tiene la ventaja orográfica de que discurre a lo largo de una gran planicie sin montañas ni túneles. El trayecto entre la estación de Vigo-Guixar y Oporto lo cubre el Tren Celta, un obsoleto camello bautizado así por los universitarios de Santiago por su lentitud. Los extranjeros, muchos peregrinos o viajeros que van al aeropuerto luso, se escandalizan por la obsolescencia de este convoy internacional. Los asientos están renovados pero el motor hace ruido.

El Celta cuesta casi 15 euros y sale por la mañana hacia Oporto y solo se detiene en Valença, Viana do Castelo y Nine. Tarda dos horas y 24 minutos. Es más lento que el coche pero ahorra una hora de viaje por el norte de Portugal respecto a los convoyes regionales. La única vía ferroviaria es la tendida por la orilla del Miño y la costa, de bellos paisajes. No hay ruta interior vía Braga.

Un inconveniente del Celta es que su última parada es Oporto-Campanha, alejada del centro aunque conectada por metro con el aeropuerto Sá Carneiro. El viajero que va a hacer turismo debe gastar 1,40 euros para ir en cercanías a la terminal de Sao Bento.

El transbordo para Lisboa se hace en Oporto-Campanha pero Nine cobra importancia porque es la primera parada del Alfa Pendular, el tren veloz que llega en tres horas a la capital lusa.

A 217 kms./h. y con wifi gratis

La ventaja de Campanha es el fácil transbordo a los trenes veloces Intercidades y Alfa Pendular que van a Lisboa. Este último supera los 217 km/h y un billete a la estación de Oriente, en el Parque de las Naciones, cuesta 30 euros en segunda clase. El viaje del Douro al Tejo dura dos horas y 35 minutos y los vagones de primera y segunda clase dan servicio de wifi gratuito con potencia para chatear por WhatsApp.

A Lisboa incluso se puede ir y volver en el mismo día en ferrocarril desde Vigo. El Tren Celta llega a las 10.18 horas a Oporto y a las 10.52 sale un Intercidades que entra en Lisboa-Oriente en tres horas. En total, el viaje desde Vigo dura 5 horas y 50 minutos, casi lo mismo que en coche. Pero dobla el tiempo que le llevaría a un pasajero de avión subir al aeropuerto de Peinador, facturar y volar a la capital lusa.

El viaje de vuelta acorta los tiempos a cinco horas y media. El Alfa Pendular de las 16.09 de Lisboa-Oriente llega a las 18.48 a Oporto, con un margen para subir al Celta de las 19.10, que llega a Vigo a las 22.34 horas debido al cambio horario entre países.

Algunos viajeros piden que el Tren Celta no termine en Vigo, a donde llega en plena noche, y que continúe a Santiago de Compostela o que otro convoy espere para trasladarlos a la capital gallega.

Pasajeros que llegan desde Oporto piden que el Tren Celta siga a Santiago en vez de terminar en Guixar

 

5 horas, 25 minutos

De Lisboa a Vigo-Guixar

El Alfa Pendular sale de Lisboa-Oriente a las 16.09 horas y llega a Oporto-Campanha a las 18.44. El Tren Celta sale a las 19.10 y llega a las 22.34 a Vigo (una hora más por el cambio horario). Precio total: 45 euros.

5 horas, 49 minutos

De Madrid a Vigo-Guixar

El Alvia sale a las 16.25 de Chamartín y llega a Vigo a 22.14. El billete vale 56 euros (turista).

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El viaje en tren de Vigo a Lisboa tarda 25 minutos menos que a Madrid pese a hacer transbordo