«La empacadora provocó una reacción muy grande en un barrio olvidado»

Alfonso Martínez cree que la imposición de la planta de transferencia provocó una unión y un sentimiento de barrio sin precedentes hasta aquellos momentos

Teis vivió años de lucha contra la empacadora de residuos urbanos de Guixar. Miles de personas salieron a la calle para protestar por la imposición de unas instalaciones que se consideraba que iban a ser perjudiciales para el medio ambiente. La crisis de la empacadora fue la gota que colmó el vaso en una parroquia que históricamente se consideró la gran olvidada de las administraciones. Se produjeron situaciones de violencia que fueron reprimidas por la policía.

El 23 de junio de 1994, más de 2.000 personas se manifestaron contra la planta. Vecinos de Teis y de zonas cercanas como O Calvario mostraron pancartas y corearon consignas alusivas al gobierno municipal. Al final del recorrido, en la Porta del Sol depositaron bajo el Sireno un ataúd que llevaba el nombre del barrio, sobre el que echaron numerosas bolsas de plástico, como contaba entonces La Voz de Galicia. Los organizadores consideraron un éxito la movilización y pidieron al entonces alcalde, Carlos Príncipe, que reconsiderarse su decisión por los perjuicios que causaría a la ciudad. Se decía que provocaría más ruido por el incremento de las frecuencias del tren y que el manejo de residuos haría que proliferaran en la zona insectos y roedores.

De aquellas movilizaciones surgió un partido político con la esperanza de presentarse a las elecciones municipales y obtener algún representante que fuera decisivo para equilibrar mayorías, siempre en defensa de los vecinos de Teis. Se conocía como Sí Teis, aunque oficialmente la candidatura se llamó S.I. Barrios con Voz. Obtuvo 5.900 votos, un 4 % del total, y se quedó a las puertas de la corporación. Pero dejó a Carlos Príncipe sin mayoría para gobernar, lo que dio pie a la absoluta de Manuel Pérez.

Alfonso Martínez Jiménez fue el candidato de aquella aventura que surgió de la indignación vecinal. No consiguieron que se desmantelase la empacadora, pese a las promesas en tal sentido. La negativa del entonces conselleiro de Política Territorial, Xosé Cuíña, a cerrar la planta de residuos vulneró un documento firmado por el presidente de Sogama y el alcalde vigués por el que ambos se comprometían a desmantelar. Manuel Pérez, además de suscribir el protocolo, prometió en la campaña que lo hizo alcalde cambiarla de ubicación.

Pero se puso de manifiesto el alto nivel de organización de la parroquia. Los vecinos se volcaron con ilusión en su proyecto político. «Sí Teis supuso reconducir toda esa energía con una proyección social y autoorganizada. Éramos un movimiento totalmente asambleario y desde la base. Hubo gente que gastó mucha energía y parte de su vida en este proyecto», recuerda Alfonso Martínez. La agrupación logró llevar a cabo iniciativas positivas para todos los ciudadanos de Teis. Gracias a la labor desarrollada desde esta plataforma política se consiguieron avances como el nuevo centro social y se buscó una ubicación para el centro de salud. «Hoy en día Teis es un barrio de acogimiento de muchas familias que vienen de fuera. Paseas por aquí y nadie sospecha del otro. Convivimos tranquilamente», afirma.

Alfonso Martínez destaca el papel de las mujeres en aquellos años de lucha y en el propio desarrollo del partido. «El nombre de ‘Sí Teis barrios con voz’ se le debemos a una de nuestras colaboradoras». Destaca el papel de Carmen Fontenla, el alma máter de la candidatura.

¿Tuvo la empacadora las nefastas consecuencias que se vaticinaban para el medio ambiente? La plataforma manejaba un estudio de impacto ambiental dirigido por biólogos de la Universidad de Vigo que alertaba de las consecuencias. «Habrá que preguntárselo a los vecinos que viven frente a ella», responde Alfonso Martínez. «Me imagino que la gente que vive frente a la empacadora, como ocurre en Pontevedra con la celulosa, ya se habrá acostumbrado al olor, pero llegas de fuera y te das cuenta», añade. En cualquier caso señala que la empacadora fue muy mal gestionada políticamente porque «venía rebotada de otros barrios de Vigo». Teis tenía entonces un sentimiento de estar abandonado por la administración local. «El hecho mismo de que se quisiera imponer habiendo una oposición fue una muy mala gestión», cree Alfonso Martínez.

Votación
1 votos
Comentarios

«La empacadora provocó una reacción muy grande en un barrio olvidado»