160 vigueses ya comparten la oficina

Los espacios de «coworking» se están expandiendo: ya hay nueve y alguno quiere ampliarse


VIGO / LA VOZ

Coworking, cotrabajo o trabajo cooperativo. Da igual como se le llame. En Vigo ya son más de 160 los jóvenes (y no tan jóvenes) que han movido su oficina a uno de los nueve espacios de coworking que hay en la ciudad. En qué consiste? En principio, se trata de un espacio de trabajo compartido por distintos profesionales y pequeñas empresas pero, realmente, es mucho más. «Está el concepto de espacio físico, pero lo interesante es lo demás, las relaciones», explica la directora de Creatio Work, Marina Vázquez.

Los coworkings comenzaron a aparecer en las grandes ciudades entre el 2005 y el 2010. A España llegaron tarde, pero se popularizaron rápidamente. En Vigo uno de los primeros fue Espacio Nido, que lleva en el centro desde el 2011. «Empezamos porque somos freelance y necesitábamos un espacio para trabajar», explica Ramón Viéitez, uno de sus creadores. Entonces eran tres arquitectos y una diseñadora gráfica, ahora en Espacio Nido trabajan (o, mejor, cotrabajan) unas 22 personas y buscan la forma de ampliarse para dar cabida a unos 20 más.

María Mediero, traductora, lleva casi dos años acudiendo a este espacio y asegura que en el futuro planea seguir viniendo. «Estaba trabajando en casa y eran muchas horas sola. Aquí tienes un límite de horarios y conoces a más gente», explica. Damián García, que se sienta en una mesa cercana, justifica que comenzó para «mantener la rutina de trabajar en oficina». Además, está el «rollo interdisciplinar», como lo llama Loli Casás. Esta diseñadora gráfica lleva dos años acudiendo a Espacio Nido, donde destaca que, en su día a día, al tener compañeros de varias áreas siempre encuentra a alguien que le pueda ayudar o aconsejar. Damián, que tiene a Loli como «proveedora de diseños» de su empresa de márketing, garantiza que estar rodeado de otros trabajadores le permite dar a sus clientes soluciones más completas. «Sin ser una gran empresa puedo dar servicios similares», sentencia.

Para favorecer estas relaciones, son frecuentes las reuniones para conocer al resto de coworkers y sus proyectos. En La Planta, por ejemplo, se hacen el primer miércoles de cada mes. Coworking Vigo las planea cada vez que se une un trabajador nuevo, pero también se reúnen periódicamente y «en forma de ocio» para que todos se pongan al día. En Espacio Nido, además de hacer reuniones mensuales, tienen una base de datos con las habilidades de cada uno.

La cuestión económica es otro de los beneficios, ya que para un autónomo o una micropyme alquilar una oficina no es rentable. «Antes teníamos nuestra propia oficia, pero decidimos cambiar para ahorrar», confiesa José Luis Parrado, que hace ya año y medio que instaló su empresa en un despacho de Sinergia Coworking. En líneas generales, el alquiler de un espacio en un coworking sale por entre 120 y 150 euros al mes. La cuota, además de incluir servicios como luz, agua e Internet, suele ofrecer otros como fotocopias gratis, salas privadas para reuniones o recogida de paquetes. Aunque para ahorrar quedarse en casa podría ser una opción, la mayoría lo descarta.

Entre los beneficios del coworking también están los servicios que ofrece cada uno en particular. Por ejemplo, en Dinamo dividen a la gente en zonas en función de sus necesidades; en Coworking Vigo ofrecen un servicio de consultoría; y en Forma se centran en las tecnologías y startups. Por ello, este último cuenta con estudios de postproducción de audio, vídeo, fotografía e incluso un Fab Lab en su interior. «Queremos que si alguien viene con un proyecto pueda hacer aquí todo», explica su creador, Said Jeniah.

Pero, ¿es rentable un espacio coworking en Vigo? «Hay que darle caña, no es fácil», asegura Said. «Sí lo es», afirma uno de los gestores de Dinamo, Alejandro Marcos, que cree que, para rentabilizarlo, cuanto más grande sea, mejor. Sin embargo, Carmen Rosende, fundadora de La Planta, «un coworking muy chiquitito», garantiza que le está yendo «bastante bien». Marina Vázquez, la creadora de Creatio Work, no le saca mucha rentabilidad al espacio, pero porque lo ve más como «una forma de trabajar con gastos compartidos» que como un negocio.

Lo cierto es que la mayoría de estos espacios, salvo excepciones, no llevan en marcha mucho más que dos o tres años. Poco tiempo para que una empresa se considere estable. Por ello, no parece que vaya a ser hasta dentro de unos años cuando se pueda determinar si el coworking ha llegado a Vigo para quedarse o si solo se tratará de una moda pasajera. Pero, de momento, está en expansión: ya hay nueve espacios. Y los coworkers no parece que vayan a querer abandonar esta forma de trabajar. «Cuando lo pruebas no lo dejas», declara Marina Vázquez.

 

espacio nido

Rúa Ferrería, 25. Abrió hace seis años y medio. Puestos: 22. Es el primero en estar en dos ciudades gallegas, Vigo y Santiago.

dinamo

Rúa Ecuador, 14. Abrió hace tres años. Puestos: 35. Divide a los coworkers según sus necesidades.

SINERGIA

Rúa Velázquez Moreno, 17. Abrió hace tres años. Puestos: 20. Tienen espacio coworking y despachos privados.

COWORKING VIGO

Rúa Pontevedra, 1. Abrió hace dos años y medio. Puestos: 50. Lo gestiona una consultora y se orienta a un perfil de negocios.

creatio work

Rúa Colombia, 25. Abrió hace dos años. Puestos: 20. Un espacio amplio y colaborativo en un local de 4 metros de alto.

la planta

Rúa de Zaragoza, 8. Abrió hace un año y medio. Puestos: 10. Pequeño pero con espacios de trabajo más amplios.

FORMA

Av. da Gran Vía, 94. Abrió hace poco más de un año. Puestos 25. Centrado en las nuevas tecnologías, tiene un Fab Lab dentro.

KALEIDO

Rúa de García Barbón, 27. Abrió hace un año. Puestos: 12. Creado por una empresa de logística.

IMPACT HUB VIGO

Rúa Policarpo Sanz, 21. Abrió hace medio año. Puestos: 35. Forma parte de una red global presente en 80 ciudades.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

160 vigueses ya comparten la oficina