«El rechazo al feminismo es mínimo comparado con el apoyo que tiene»

Considera que el primer paso de la educación sexual debe ser desaprender

.

vigo / la voz

Mercedes Oliveira (Pontevedra, 1957), más conocida como Chis, ha dedicado toda su vida a la educación y es un referente en educación sexual con perspectiva de género. Catedrática de filosofía, tras treinta años impartiendo clase en el instituto Alexandre Bóveda de Vigo se jubila dejando toda una estela de logros: dos premios Irene del Ministerio de Educación, que avalan el reconocimiento a una educación alternativa; el galardón de viguesa distinguida, otorgado este año; y su último proyecto, el Comando Igualdade, un grupo de chicos de instituto formados por ella que dan charlas sobre feminismo en otras aulas e instituciones. La entrevista se celebra en el aula Hipatia, antes un trastero que ahora está adornada con recortes de temática feminista que los propios alumnos han ido aportando. A sus sesenta años dice estar activa en todos los frentes.

-¿Por qué es importante la educación sexual de los jóvenes?

-La educación sexual la tenemos desde que nacemos de una manera informal, pero esta educación suele ser empobrecedora. A las mujeres nos educan en la pasividad, nos enseñan a ser un objeto de deseo y no sujeto de deseo. Lo que no hay es educación sexual formal desde las instituciones y ese es el hueco que me encargué de ocupar los últimos 30 años. En las instituciones nunca se habla de conceptos fundamentales como placer, comunicación, seguridad o afecto. Yo en las aulas planteo la educación sexual primero como desaprender. Hay que olvidar lo que empobrece nuestras relaciones sexuales, lo que hemos ido aprendiendo en la vida malamente. A partir de ese momento en el que esto se olvida trato de ofrecer nuevos modelos para reflexionar sobre cómo queremos disfrutar de nuestro cuerpo y del cuerpo de las otras personas.

-¿Cómo se puede educar a los hijos para que aprendan lo que son las relaciones sexuales desde una perspectiva igualitaria?

-Tenemos que hablar siempre con ellos. A mí una de las cosas que me parece importante de mis clases es que tienen un efecto secundario. Madres y padres me han comentado que los chicos y las chicas llegan a clase y hablan de sexo, plantean las cosas que hemos hablado. Por ejemplo,. si están viendo una película y aparece una escena subida de tono no se muestran incómodos como antes y pueden hablar de ella.

- Últimamente está muy de moda la palabra feminazi, ¿existe un rechazo hacia el feminismo?

-El rechazo es mínimo comparado con el apoyo máximo. Yo le daría la vuelta: no hemos vivido una época más feminista que la actual. Como educadora nunca en las clases he notado tanto interés y aceptación de la lucha por la igualdad. Pero sí es cierto que hay marginalmente rechazo. ¿Quiénes rechazan? Una serie de individuos que se molestan ante el feminismo, se sienten incómodos. Seguramente porque tienen algún problema. En un mundo donde estamos viviendo, democrático, hablar de este tipo de valores es algo que cualquiera en su sano juicio tendría que aprobar.

-Entre algunos de los alumnos existe la creencia de que solo aprueba a las chicas porque es una feminista.

-Eso es el rebote. Los chicos cuando ven a una persona feminista muy segura y que además causa efecto sobre las personas se sienten incómodos. Esa incomodidad les lleva a crear mecanismos de defensa, y uno de ellos es decir eso. Pero al final, como los voy conociendo a lo largo de los años, al llegar al último curso me confiesan que han ido asimilando mi discurso y se dan cuenta de que no tenían razón. Yo sé que ese rebote es una fase por la que hay que pasar y la recibo con una sonrisa.

Escritora. Además de profesora, también ha cuatro libros sobre filosofía e igualdad.

Familia. Es hija del escultor gallego Juan Oliveira, autor de los caballos de la plaza de España.

Jubilada. Este año se jubila a sus 60 años.

«La lucha feminista no va a ningún lado sin la colaboración de los hombres»

Mercedes es tajante al afirmar que en el feminismo suman tanto mujeres como hombres.

-¿Cómo de importante es la colaboración de los hombres en la lucha feminista?

-La lucha feminista sin ellos no va a ningún lado. La lucha feminista ha avanzado hasta aquí gracias a las mujeres que se lo han currado, pero en lo últimos años empiezan a entrar tímidamente los hombres y su colaboración es imprescindible. No podemos excluir al 50% de la población de un cambio que está siendo revolucionario y que busca la igualdad. Otro tema que quizás es un debate muy interesante y actual es cómo deben entrar los hombres en la lucha. Algunos de mis alumnos sostienen que prefieren ser aliados, porque creen que son ellas las que deben protagonizar el movimiento y liderarlo. Yo creo que toda ayuda es necesaria y luego cada uno puede ir situándose como considere que debe hacerlo en este momento.

-¿Y qué hay de las mujeres transexuales, que últimamente han sido criticadas por colonizar un movimiento que no les pertenece?

-No debemos olvidar que fue el feminismo el primer movimiento ideológico en incorporar a los y las transexuales a la causa y pelear por sus intereses y derechos. Por lo tanto, bienvenidas y bienvenidos sean.

-Y ahora que se jubila, ¿qué tiene en mente?

-Mis proyectos son escribir un libro sobre el amor y las maneras de aprender a amar, que a veces son tan tóxicas y aprietan tanto. También espero viajar mucho más y dedicarme al Comando con mucha mas intensidad de la que podía muchas veces. Sigo siendo una revolucionaria, seguiré en todos los frentes.

Votación
7 votos
Comentarios

«El rechazo al feminismo es mínimo comparado con el apoyo que tiene»