Los delitos de menores no cesan

alejandro martínez VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

M.MORALEJO

Detenido un adolescente por el robo con violencia de un móvil en la playa de Samil

11 jul 2017 . Actualizado a las 13:06 h.

Ya lo apreciaba la Fiscalía en su última memoria anual publicada en el año 2016. La criminalidad protagonizada por menores de edad está experimentando un incremento durante los últimos años. El uso de las nuevas tecnologías se encuentran en muchas ocasiones en el epicentro de los delitos. Unas veces constituyen una verdadera arma por el uso ilícito que hacen de las redes sociales y la mensajería instantánea y, en otras ocasiones, es el propio afán por conseguir dispositivos de última generación lo que lleva a algunos jóvenes a delinquir.

Ayer la Policía Local volvió a dar cuenta de un robo con violencia realizado por menores. Ocurrió en la playa de Samil. Tres adolescentes denunciaron el robo de teléfonos móviles por parte de otros chicos de su edad. Cuando se encontraban en los arenales, se acercaron cuatro menores que no conocían y, en tono amenazante y agresivo, les pidieron sus dispositivos. En principio, los tres se negaron a entregárselos, pero uno de ellos se puso muy agresivo y comenzó a dar puñetazos a una de las víctimas. Los jóvenes delincuentes consiguieron llevarse un iPhone 6, unas zapatillas y un teléfono Huawei. Las víctimas pudieron facilitar una descripción detallada de los asaltantes, así como la dirección que tomaron tras la agresión. Agentes de la Policía Local localizaron a dos de ellos poco después en la confluencia de la carretera del Vao con la de Canido. Portaban todos los objetos sustraídos, a excepción del iPhone 6, del que dijeron que se lo había llevado un tercer agresor. La policía entregó a su madre a uno de los chicos, mientras que detuvo al otro.

No es la primera vez en las últimas semanas que la Policía Local informa de hechos delictivos con menores involucrados. Los agentes identificaron a finales de mayo a tres niñas que asaltaron a otros cuatro menores a punta de navaja ante la puerta del centro comercial Alcampo de Coia. En este caso, el botín fueron cuatro euros y unas chuches, que era lo único que llevaban encima. Las víctimas alertaron a una patrulla de la Policía Local que pasaba por la zona. Gracias a la descripción que pudieron facilitar, los agentes pudieron localizar a las asaltantes en una zona próxima. No tenían más de 14 años, residen en un centro de atención de menores y se les requisó el arma blanca que llevaban.