Motociclismo en la Gran Vía

Desde los años 50 del siglo XX, Vigo acogió pruebas urbanas de motorismo, también en un circuito en Coia


Hay quien dice que en Vigo se conduce muy rápido. Y que las calles parecen un circuito de carreras. Pero en realidad lo fueron literalmente en varias ocasiones. Porque en los años 50 del pasado siglo, la Gran Vía era el escenario de pruebas de motociclismo que congregaban a miles de vigueses. Más tarde, en los años 70, se trasladaron a otro circuito urbano situado en Coia. E incluso Ángel Nieto participó en algunas de estas competiciones.

«Hoy, la gran prueba motorista en el circuito de la Gran Vía», anunciaba El Pueblo Gallego la noticia, a mediados de agosto de 1952. Organizada por la Comisión de Festejos del Ayuntamiento, la competición estaba abierta a cualquiera que tuviese un artefacto de dos ruedas y quisiera lucirse ante sus conciudadanos. Aunque también llegaban pilotos de fuera, deseosos de hacerse con el gran premio.

El sábado 16 de agosto, mientras se honra a San Roque en su finca, se celebran los entrenamientos oficiales, desde la plaza de América hasta la plaza de España. «Ha habido un buen número de motoristas, aunque no todos los inscritos, que han efectuado los ensayos del recorrido, realizando unos promedios francamente admirables,dentro de la regularidad que es la tónica de esta prueba, en evitación de posibles accidentes», narra el cronista, que destaca el éxito de la cita: «En todo lo largo del circuito y, principalmente, en las zonas de viraje se ha congregado mucho público».

La prueba, vigilada por la Guardia Municipal y por la Policía Armada, comenzó a las 7 de la tarde del 17 de agosto, con tres categorías: hasta 75 centímetros cúbicos, hasta 125 c.c. y, finalmente, motos de fuerza libre. «Advertimos a los motoristas que van a participar en esta prueba que, para la buena organización, es imprescindible presentarse una hora antes», recuerda la noticia periodística, que añade recomendaciones para los curiosos: «El público puede situarse en toda la longitud del circuito, salvo en el bulevar central». Las autoridades emiten una nota llamando a los vigueses «a que se abstengan de atravesar la calle, por el gran riesgo que ello supone para corredor y público».

Público

Las pruebas congregan a una multitud. El cronista de El pueblo gallego asegura que el circuito «presentaba el aspecto de las grandes competiciones internacionales». Los grandes triunfadores fueron la familia motorista Olmedo, con los hermanos Fernando, Andrés y Leandro copando el podio.

Más tarde, en los años 70, se retomarían las pruebas de motociclismo en Vigo. «En un circuito habilitado en el Polígono de Coya (sic)», dice la publicación oficial de las fiestas de la ciudad, «destacadas figuras del motorismo internacional se disponen a la salida en una de las pruebas, ya que se corrieron en las categorías de 50, 125 y 500 c.c., ante la expectación de multitud de aficionados».

Ese año de 1971 hubo también competición para juniors, y según la crónica «se apreciaron las excelentes cualidades que apuntan algunos de los participantes».

La figura

Pero la figura de esta edición fue Ángel Nieto, por entonces bicampeón del mundo en la cilindrada de 50 centímetros cúbicos y con la marca Derbi. Quien luego sumaría 12 títulos más 1, gana en Vigo todas las pruebas y consigue incluso su primera victoria en España en la categoría de 250 c.c. «El público siguió con especial interés las actuaciones de este gran campeón cuyo depurado estilo se aprecia en la fotografía, que capta el perfecto trazado de un viraje en el circuito de Coya», resalta El Pueblo Gallego en su crónica.

sí que las calles de Vigo fueron en otros tiempos un auténtico circuito de carreras. Donde los motoristas competían a todo gas, subiendo y bajando la Gran Vía.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Motociclismo en la Gran Vía