Los coches tomaban la Porta do Sol

La ciudad estrena la comisaría de policía donde había estado el hospital militar

.

Menos de treinta años atrás, los vehículos campaban a sus anchas por la Porta do Sol. Ya se habían extinguido los dinosaurios de verdad, y los otros todavía no posaban para el turista y para el propio. Tampoco estaba el taciturno Sireno, en su eterna reflexión sobre la estupidez humana. No, eran los vehículos los protagonistas. Hasta tal punto que se detenían en las aceras,e incluso aparcaban, quizá para ir al juzgado o para aprovechar las rebajas de los almacenes El Pilar. Todavía el concepto del terraceo estaba muy alejado de estas tierras.

Nueva comisaría

Obstáculos de Soto. El Gobierno, con no pocos obstáculos puestos por Manoel Soto, logró inaugurar la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía en López Mora. Para ellos fue necesario reacondicionar los edificios que había servicio como hospital militar. La ciudad estaba pendiente de la firma de un convenio con Defensa para hacerse con las instalaciones militares ya abandonadas.

Más contratas

Barrido de calles. Construcciones y Contratas también se hizo ese año con el servicio de barrido de calles, como había sido un año antes con el de basuras. Las privatizaciones se sucedían en aquella época. 

Suelo y cajas

Adaptarse. Caixavigo tuvo que adaptar sus estatutos a la nueva legislación de cajas, ahora bajo la competencia de la Xunta de Galicia. Se iniciaba una batalla por hacerse con el poder dentro del organismo. Al mismo tiempo, el gobierno de la ciudad tenía que adaptar su plan general a la nueva ley del suelo de la Xunta.

Estación autobuses

Sin conexiones. Soto inauguró la estación de autobuses en unas condiciones muy precarias. Solo acogía siete líneas, pero, además, los pasajeros que querían acceder al centro tenían que utilizar los taxis porque no había autobuses urbanos suficientes.

Universidad

Aprobación. El 1 de junio, el Consello de la Xunta aprobaba la creación de las universidades de A Coruña y Vigo. El 12 de julio era el Parlamento de Galicia quien ratificaba la creación. Se abría un período de dos años para ponerla en marcha. La universidad necesitaba para usos docentes 170.000 metros cuadrados.

Zoo

El elefante de Cuíña. El conselleiro José Cuíña se empeñó en regalar un elefante al zoológico de Vigo. Leri, por su parte, aceptó el regalo pero también quería que Cuíña pagara los costosos gastos del paquidermo. Al final, no hubo elefante, pero Cuíña regaló un zorro gallego.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los coches tomaban la Porta do Sol