La «milla de oro» de Vigo acumula siete locales comerciales cerrados

El aumento del consumo no basta para acabar con el cierre de establecimientos


vigo / la voz

Es la meca comercial de la provincia. Frente a sus escaparates desfilan cada día centenares de personas llegadas de todos los puntos del área metropolitana de Vigo. Pero hace tiempo que la calle Príncipe no brilla en todo su esplendor. Bajos vacíos, comercios en liquidación, edificios en ruinas y locales en obras afean la milla de oro viguesa, la misma que da cabida en sus más de cincuenta bajos a las principales firmas de moda que operan en España.

La crisis, la competencia del comercio online y los elevados precios del alquiler se presentan como los principales culpables del cierre de varios negocios. El último en bajar la verja fue Florentino. Antes lo habían hecho Shoespiel, Los Telares o Blanco. Y otros apuntan en la misma dirección. Es el caso de Titié, una de las pocas tiendas tradicionales que sobrevivía en el centro neurálgico del comercio vigués vendiendo vestidos de fiesta. Pero sus días están contados, el cartel de liquidación por cierre que cubre su escaparate anticipa su destino inmediato.

«Hay mucho pequeño comerciante», puntualiza el gerente de la asociación de comerciantes de la calle Príncipe, Enrique Núñez. «Lo que pasa es que los bajos más grandes son para las cadenas porque una pequeña empresa no se lo puede permitir», razona el directivo. Y no le falta razón. El alquiler en esta milla de oro, que se queda en el medio kilómetro de longitud, alcanza los 100 euros por metro cuadrado. Un valor que supera con creces a su vecina Urzaiz, cuyos bajos varían entre los 20 y 60 euros; y que sitúa en la categoría de ganga los 10 euros que piden por metro en la mayoría de las calles de la ciudad.

Pero son los escaparates vacíos o cubiertos con papel de embalar los que llaman la atención del cliente. Hasta siete locales de esta calle carecen de actividad y la imagen de alguno es impropia de su ubicación. Se trata del bajo de un edificio que está pendiente de demolición. Carteles de todo tipo anunciando eventos que se celebraron hace años se amontonan en sus paredes y amenazan con derrumbarse si alguien se atreve a pegar algún panfleto más. Enfrente, otro bajo ruinoso irrumpe en el incesante paseo de clientes contemplando escaparates y eligiendo sus próximas adquisiciones.

No todos lucen tan mal aspecto, la mayoría tienen despejados sus escaparates invitando a los emprendedores a interesarse por ellos, aunque a buen seguro será alguna cadena internacional la que acabe instalándose en él para hacer compañía a empresas como H&M, Mango, o las múltiples tiendas que Inditex tiene en esta vía. La última en abrir fue Torre de Babel, tienda especializada en calzado que llega para competir con otros tres comercios del mismo tipo.

Tiendas de maquillaje, ópticas, decoración, joyerías, tecnológicas, como K-Tuin, la distribuidora de Apple en España y hasta cinco bancos, completan el elenco consumista de un paseo en el que permanecen establecimientos tan icónicos como el rincón de los gofres que lleva años perfumando las largas jornadas de compras y que se completará en pocos meses con la apertura de la sede del Celta.

Uno de los pocos comercios tradicionales que quedan está en fase de liquidación

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

La «milla de oro» de Vigo acumula siete locales comerciales cerrados