La jueza de cláusulas suelo no puede trabajar pese a que hay 75 demandas

Los pleitos están bloqueados en la oficina de reparto y su sede está a medio montar


vigo / la voz

La jueza en prácticas que estudiará los pleitos de cláusulas suelo de Vigo y toda la provincia de Pontevedra pasó ayer por su despacho de la sala de refuerzo en el Casco Vello pero no pudo trabajar por falta de medios. La oficina sigue inoperativa una semana después de que la magistrada tomase posesión de su cargo. En cuatro días hábiles, entraron 75 demandas pero ayer por la mañana seguían bloqueadas en la oficina de reparto y, al cierre de la edición, no habían sido notificadas a las partes ni remitidas a la jueza de refuerzo. Mientras se solventan los problemas técnicos, ella presta apoyo a la sala de lo social en la que hizo prácticas.

Dos de los tres funcionarios interinos ya se han incorporado estos días a la oficina de la sede de la rúa San Sebastián, situada a 2,5 kilómetros de los juzgados de la calle Lalín, pero ayer tampoco pudieron trabajar porque sus equipos informáticos e impresoras necesitan ser puestos a punto. Además carecen de las contraseñas para acceder al sistema.

Otro problema es que no hay un secretario de refuerzo a tiempo completo. Provisionalmente, está asignada la letrada de la Administración de Justicia del tribunal de primera instancia número 14 de Vigo pero ella trabaja a varios kilómetros del Casco Vello.

El juez decano de Vigo, Germán Serrano, ve necesario que el Ministerio de Justicia nombre a un secretario a jornada completa para formar un juzgado bis o independiente, que sería la clave para que funcionase como el de preferentes. Serrano lamentó ayer la «improvisación» con la que ha arrancado el refuerzo y lamentó que el Ministerio de Justicia no se implique más. En un reunión de decanos el lunes en Madrid, pidió al presidente del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, que interceda para que el ministerio envíe un secretario.

Otra petición es que Justicia habilite un buzón propio en el correo electrónico judicial Lexnet para que los pleitos de cláusulas suelo vayan dirigidos directamente al equipo de refuerzo. Actualmente, dichos litigios son remitidos al juzgado de primera instancia número 14, que los devuelve a la oficina de reparto porque no los puede notificar a las partes. Una solución sería que las demandas se notifiquen por correo postal, lo que parece descartado, o que lo haga el 14.

¿Qué es lo que está pasando en el juzgado?

La parálisis del equipo de refuerzo de las cláusulas suelo obedece a varias causas pero, sobre todo, hubo una falta de previsión para dotar al equipo de medios y personal.

¿Qué diferencia hay entre el refuerzo y el juzgado bis?

La jueza de refuerzo está adscrita al juzgado de primera instancia número 14. Por tanto, no se trata de un juzgado bis o independiente como el que resolvió las preferentes. Se parece más al refuerzo de lo social, un juez que asume casos de otros y es apoyado por sus funcionarios. El Ministerio de Justicia solo quiso dar categoría de refuerzo a la espera de ver el volumen de pleitos. Eso impide nombrar un secretario a tiempo completo o asignarle un buzón especial en el programa de correo electrónico LexNet para centralizar allí las demandas.

¿Dónde está el despacho de la jueza de refuerzo?

Ocupa la planta baja de la sede de la Oficina Común de Notificaciones y Embargos, en la rúa San Sebastián, en el Casco Vello. No había más sitio disponible en la calle Lalín, donde están los demás juzgados. El alejamiento agranda la demora al repartir los pleitos porque el refuerzo dista 2 kilómetros del juzgado 14. Hasta ayer había falta de personal y equipos informáticos.

¿Por qué el refuerzo está inoperativo y no arranca?

La Xunta cumplió su parte al ceder las instalaciones del Casco Vello e instalar las mesas, el equipo informático y las impresoras del personal. Dos de los tres funcionarios de la Xunta ya están incorporados a sus puesto pero y el tercero llega hoy pero aún deben adecuar su entorno informático al puesto. Además, usarán un despacho provisional porque la Administración baraja crear en la misma planta una sala para celebrar juicios y trasladar a los funcionarios y la jueza a otro sitio.

¿Por qué no hay un secretario a jornada completa?

Inicialmente, el letrado judicial que atendía el servicio de Notificaciones y Embargos iba a ampliar su jornada voluntariamente para asumir las cláusulas suelo por cuestiones de eficacia ya que ambos servicios comparten sede en el Casco Vello pero el lunes renunció al cargo antes de tomar posesión. Le apoyaron sus compañeros al darse cuenta de la sobrecarga de trabajo que debería asumir. Le releva la letrada de primera instancia número 14 de Vigo pero el juez decano pide al Ministerio de Justicia que envíe a uno a jornada completa.

¿Por qué hay 75 demandas atascadas?

El Ministerio de Justicia no ha adaptado el sistema de correo electrónico LexNet a la existencia del nuevo refuerzo que resolverá en exclusiva las cláusulas suelo. El programa informático no reconoce dicha dotación, no hay sitio donde entregar las demandas. Por eso, la oficina de reparto envía las demandas al juzgado de instrucción número 14 porque es la sala a la que fue adscrita la jueza de refuerzo pero ese tribunal las devuelve porque no las puede notificar a las partes. Este problema burocrático se podría resolver con la creación de un buzón propio para el refuerzo en LexNet, o bien notificar las demandas por correo postal o a través del tribunal 14.

¿Cómo le afecta al ciudadano?

De momento, se están acumulando decenas de demandas de toda la provincia. Será un dinero que el hipotecado tardará más en recuperar. El juez decano, Germán Serrano, lanzó ayer un mensaje de tranquilidad: «El juzgado va a funcionar bien y se le dará respuesta al ciudadano». Los juicios podrían empezar en septiembre.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La jueza de cláusulas suelo no puede trabajar pese a que hay 75 demandas