El Supremo rechaza un edificio pantalla de 9 alturas en Toralla

El alcalde temía que se pudiera hundir la isla


En la actualidad sorprende a los visitantes la existencia de una gran torre de viviendas en la diminuta isla de Toralla. Sin embargo, la cosa pudo ser mucho peor. El 29 de mayo de 1978, el Tribunal Supremo sentenciaba la negativa a construir en la mencionada ínsula un edificio de considerable longitud y nueve plantas de altura. Una especie de pantalla que venía a complementar a la ya construida torre.

La sentencia venía a dar la razón al Concello de Vigo que en los primeros años setenta vetó el proyecto de la sociedad Toralla. Los propietarios de los terrenos habían logrado que la comisión provincial de urbanismo aprobara el proyecto en octubre de 1968. «Va contra toda idea no solo paisajística sino que hasta tengo miedo de que se hunda la isla», llegó a decir durante la sesión plenaria del 1 de agosto de 1975 el alcalde Joaquín García Picher, que impidió la ampliación del proyecto. Para ello, aludió a la entrada en vigor provisional del plan general del año 1970. La jugada le permitió paralizar momentáneamente.

Solo de momento porque la Audiencia de A Coruña anuló el acuerdo municipal para permitir el desarrollo de aquel proyecto urbanístico. El Concello de Vigo recurrió al Supremo, obteniendo finalmente el resultado buscado. En esta sentencia, el alto tribunal reconocía a la empresa el derecho a construir respecto al plan general, lo que consentiría una ocupación máxima del 33 por ciento de las parcelas edificables. Esto se traducía en un edificio de un bajo y dos plantas, pero no aquella pantalla de viviendas.

El alcalde Manuel Soto representó la alegría de la mayor parte de los habitantes de Vigo, y resaltó el hecho de que se trataba de la primera sentencia que estimaba la defensa del paisaje y el entorno ecológico. En la sentencia se hacía alusión a esa circunstancia. En un alarde de gran ingenio, los autores del proyecto había bautizado este segundo edificio como Parque.

La isla había sido comprada a los herederos de Martín Echegaray en 1965. La original empresa Toralla S.A. obtuvo permisos para construir el puente, varias defensas contra el mar y la actual torre, así como las 34 parcelas que ahora ocupan los chalets. En el proyecto inicial se contemplaba también un edificio pantalla de nueve alturas y 120 metros de longitud, que debería aportar 85 viviendas más. Por cierto que también se opusieron aquella mole los propietarios de los pisos de la torre y también de las viviendas unifamiliares.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Supremo rechaza un edificio pantalla de 9 alturas en Toralla