«Galicia fixo oír en Vigo a súa voz cunha celebración da democracia na rúa»

Carlos Punzón
carlos punzón VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Carlos PunzónÓscar Vázquez

Carlos Barros fue el impulsor de la marcha con la que 300.000 personas se echaron a la calle en 1977 para reclamar un Estatuto pleno y de primer nivel

10 may 2017 . Actualizado a las 00:38 h.

Nunca antes se había echado tanta gente a la calle en Vigo. Nunca los líderes políticos de derecha, centro e izquierda se habían fundido en una misma cadena humana. Nunca el himno gallego había sonado en Balaídos. Todo ocurrió por primera vez el 4 de diciembre de 1977, el día que Galicia exigió con una sola voz, y desde las calles de Vigo, un Estatuto de Autonomía de primer nivel, como los que negociaban Cataluña y el País Vasco.

«Fun falar con Valentín Paz Andrade e con Víctor Moro [UCD] para convencelos de que tiñamos que esixir con forza desde a rúa unha autonomía plena e que Galicia se fixera escoitar», recuerda el vigués Carlos Barros cuarenta años después de aquella marcha histórica que partió del cruce de Vía Norte con Urzaiz, inaugurando un itinerario reivindicativo con final en el Náutico que se repetiría después en infinidad de ocasiones.

Prácticamente todos los partidos dieron su apoyo a la idea para demostrar al resto de España que el galleguismo existía y que Galicia requería un trato singular en el tránsito de la dictadura a la plurinacionalidad. «Foi unha celebración da democracia na rúa», resume Barros, uno de los líderes de entonces del Partido Comunista de Galicia. «O 4 de Nadal participou a clase media de Vigo, incorporouse a rúa», señala como elemento determinante del éxito de una marcha quedó como un hito con 300.000 participantes. «La manifestación más grande de la historia de Galicia», destacó en titulares La Voz.