El 061 atiende dos atropellos cada tres días en lo que va de año

Cruces, zonas peatonales y pasos de cebra son algunos de los puntos en los que se registraron los accidentes


vigo / la voz

El atropello a dos personas por un autobús urbano, una de las cuales falleció, marcó el 7 de enero un arranque de año trágico en este tipo de accidentes. Lo confirman las dos intervenciones que cada tres días ha tenido que realizar el 061 en lo que va del 2017.

En el primer mes y medio de este año participaron en una treintena y solo en enero, los profesionales de emergencias sanitarias asistieron a 19 atropellos frente a los 12 del mismo mes del 2016. En este último año la ambulancia del 062 tuvo que intervenir en 152 casos. Y eso, que su presencia no es requerida en todos los accidentes de este tipo, al tener algunos escasa importancia y no necesitar sus servicios o ser atendidos por otros vehículos de urgencias.

Además del protagonizado por el bus de Vitrasa, en el que la conductora fue exculpada por cruzar la víctima fuera del paso, otro de los más llamativos fue el registrado en la zona peatonal de Montero Ríos el 29 de enero. El conductor fue detenido por la Policía Local por un delito contra la seguridad vial y puesto a disposición judicial.

En ese mismo mes una mujer fue arrollada por un vehículo en Rosalía de Castro al tener la mala fortuna de caerse en un paso de peatones y quedar encajonada debajo del coche.

El número de atropellos dentro o fuera de los pasos de cebra es muy similar, aunque últimamente se producen más estos últimos. A la hora de buscar las causas, la responsabilidad se reparte entre los peatones y las señalizaciones deficientes, según detectan los propios ciudadanos. Destacan la duración excesiva del color rojo en algunos semáforos y la falta de visibilidad de los pasos peatonales, ocultos por contenedores de basura o por vehículos aparcados casi encima o en doble fila. En otros casos concretos, como la avenida de las Camelias, añaden la escasa luminosidad del vial, algo que sucede incluso frente al Concello.

Tampoco son ajenos a los atropellos las prisas y los despistes, tanto de peatones como de conductores, agravados en la actualidad con la utilización de los teléfonos móviles.

El perfil del herido en estos siniestros es el de un hombre de casi 51 años de media, aunque cada vez aumenta más la edad, como indica el hecho de que al menos diez de las víctimas del 2017 superaran los sesenta años.

En lo que se refiere a las calles, el cruce de Urzaiz con Lepanto y Gran Vía se confirma como uno de los más peligrosos.

«Es mejor no ayudar, salvo que sea necesario»

Para empezar, José Flores Arias, jefe de base de la ambulancia medicalizada de Pontevedra, deja claro que cuando se llama al 061, la central para toda Galicia está en Santiago, no es local ni provincial.

-¿Con qué se encuentra una persona que llama al 061 para que acudan a un accidente?

-El primer contacto es con un teleoperador que le hace una serie de preguntas diseñadas por médicos. Por ejemplo, localización, qué pasó, número de víctimas... Se clasifica en un minuto o minuto y medio y se pasa a un médico, que le hace otras preguntas más avanzadas para comprobar el grado de gravedad y decidir el recurso más adecuado.

-¿En qué casos acude la ambulancia medicalizada?

-Normalmente en los graves. No tiene por qué estar inconsciente, puede ser por una fractura, porque da un plus a la hora de movilizar. A veces en la calle se genera alarma social, llama mucha gente e informan de manera diferente. Ello hace que en ocasiones se envíen recursos más avanzados de los que corresponderían. No es igual que si te llaman de un domicilio, en el que ya conocen a la persona y hacen un seguimiento.

-¿Qué recomendaciones dan mientras llegan?

-No hacer demasiadas cosas para no crear más lesiones. No tratar de ayudar si no conocen el manejo, salvo que sea extremadamente necesario.

-Pero muchas veces los bomberos actúan antes.

-Generalmente cuando llegan y hay alguien atrapado se ponen a trabajar en los suyo para poder hacerlo nosotros mejor. La colaboración de todos los cuerpos es muy importante para nosotros. A veces no tenemos un acceso fácil al paciente. Además, les damos cursos de formación de politraumatismos, desfibriladores...

-¿Pueden los familiares acompañar en la ambulancia?

-En las básicas, de las que hay seis en la ciudad con dos técnicos sanitarios en cada una, se suele permitir un familiar dependiendo del tipo de patología. En las medicalizadas, que son dos en la zona de Vigo, no se permite porque puede que seamos cinco. Además la situación es más grave y no es adecuado.

-¿Y si llega antes otra ambulancia que no es del 061?

-Pues comienza a prestar los primeros auxilios y al llegar nosotros nos corresponde hacernos cargo de la situación y decidir el hospital.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El 061 atiende dos atropellos cada tres días en lo que va de año