Deberes con merienda garantizada

Cruz Roja desarrolla un programa en colegios para familias en situación de vulnerabilidad


vigo / la voz

Cuatro centros escolares de Vigo y casi ochenta alumnos participan en el programa de Cruz Roja para garantizar la merienda a niños cuyas familias no atraviesan su mejor momento y están en situación de vulnerabilidad. Son los colegios de A Doblada, Frían, Celso Emilio Ferreiro y Ramón y Cajal, además de la sede de la oenegé en la calle Ecuador, que cubre la zona del centro. A ellos se sumará en breve el instituto de A Guía.

La iniciativa, que se desarrolla dos días a las semana por la tarde, se enfoca como una actividad de dos horas de duración (excepto en A Doblada, que es una hora y media). Habitualmente comienza a las 16.00 horas, al término de la comida, con el refuerzo educativo. En esta parte los alumnos revisan la agenda, se les inculca responsabilidad para hacer los deberes y, en caso de que tengan que hacerlos, se ponen manos a la obra. Si no hay tareas asignadas, entonces recurren al material de apoyo. Generalmente en dos o tres meses ya se empiezan a ver los resultados.

Una vez terminada la actividad llega la merienda, aportada de forma gratuita por el Grupo Día. «A veces se incorpora algún niño diabético y si tiene el nivel de azúcar mal, le damos antes la merienda a él y al resto. Marca un poco la pauta», explica una coordinadora de Cruz Roja.

En general, son estudiantes de primaria de entre seis y doce años del propio centro donde se desarrolla el programa. Solo pueden acudir de otros colegios en caso de que haya plazas libres, aunque lo normal es que se llene.

La merienda, diseñada por nutricionistas, la distribuye el grupo de alimentación a Cruz Roja una vez a la semana y esta se encarga de distribuirla por los centros en bolsas etiquetadas. Frutas, yogures, batidos, zumos, agua, barritas de cereales, queso, chocolate y nocilla son algunos de los alimentos que se incorporan. En breve se añadirá paté de atún. «Con el cerdo tienen cuidado por si hay algún alumno musulmán», indica una responsable.

Lo que más les gusta es el chocolate y lo que menos, la fruta. Cuando falta algún niño y sobra merienda, se sortea, como sucedía esta semana en el colegio de A Doblada con las barritas de cereales sorteadas por Pilar, voluntaria de Cruz Roja desde hace tres años, cuando le deja su trabajo en inspección médica.

El programa está atendido por voluntarios, que se encargan en todo momento de facilitar las cosas a los escolares. «Les ayudamos a hacer los deberes y a preparar los exámenes, a leer o a escribir, porque igual en su casa no pueden hacerlo; a veces tienen problemas con el idioma. También se trabaja la convivencia», explica Luisa, funcionaria prejubilada que lleva tres años ayudando en esta misión. «A los jóvenes les surge a veces un empleo y tienen que dejarlo, aunque también hay muchos», añade.

El trabajo se adecua al ritmo de cada niño, muy diferente de unos a otros. «Vienen de estar todo el día trabajando y es normal que estén cansados. Unos vienen más contentos que otros», apunta Luisa.

«Yo estoy desde el curso pasado; me animó ella a ayudar en esta actividad», indica Beatriz señalando a Luisa. En su caso fue profesora de instituto. En común las tres tienen la paciencia suficiente para atender a los alumnos mientras describen como es su madre, estudian el territorio de España y Europa, relacionan cada objeto con la persona que los emplea, comprueban lo que no tenían los egipcios, practican inglés con la lección «Al the youth club» y, sobre todo, conocen los derechos del niño.

Un grupo de jóvenes dará charlas de alimentación y sexualidad a adolescentes

Otra de las actividades previstas por Cruz Roja es la organización de charlas sobre alimentación y sexualidad destinadas a adolescentes de Vigo, Baixo Miño y Ponteareas. Para formar a los futuros conferenciantes, que deberán tener entre 18 y 35 años, ha abierto el plazo de inscripción de un curso gratuito sobre educación para la salud. La acción formativa, cuyas plazas son limitadas, tendrá una duración de veinticuatro horas y el plazo para inscribirse termina el 1 de marzo.

El curso tendrá lugar a primeros de marzo, en concreto entre el 6 y 9 en horario de mañana. La formación tiene carácter modular y se distribuirá en tres bloques con contenidos específicos sobre sexualidad y VIH, así como alimentación y nutrición. La iniciativa, enmarcada dentro de las acciones de Educación para la salud, realizó el pasado año una intervención aproximada sobre dos mil alumnos de toda la provincia. Está financiada por el Ministerio de Sanidad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Deberes con merienda garantizada