Pasan la noche ante el Concello para solicitar que ayuden a una mujer separada de sus hijos

Verónica Román pide amparo al Valedor do Pobo ya que ni contestan su demanda de un alquiler social


vigo / la voz

Antón Bouzas, responsable de Os Ninguéns, y Juan Miguel Carollo, el sintecho que protagonizó hace un año una huelga de hambre reclamando un lugar para vivir, acompañaron durante la noche de Reyes a Verónica Román en su protesta ante el Concello. Los tres se enfundaron en sendos sacos de dormir junto a la verja metálica de la lonja municipal y allí permanecieron desde las diez de la noche del jueves hasta la misma hora de la mañana de ayer. Al irse dejaron unas cajas con carbón destinado al alcalde como protesta por su silencio ante el caso de esta mujer.

Verónica Román (36 años) sobrevive a duras penas con una pensión no contributiva de 365 euros, que le han concedido por la discapacidad que le genera la pérdida de un pulmón. Un dinero insuficiente para salir adelante ella sola y mucho menos junto a sus tres hijos, todos ellos menores. Divorciada, las ayudas del padre de los menores son mínimas ya que se encuentra en paro y recibe una risga (renta de inserción social de Galicia) para poder mantenerse.

En estas condiciones, su hijo mayor (15 años) reside con los abuelos paternos y los dos menores (10 y 7 años) tutelados por la Xunta y a cargo de familias de acogida. Este alejamiento tiene de los nervios a Verónica, que no logra salir adelante al carecer de empleo. Ella y las organizaciones que la respaldan (Os Ninguéns y la Rede de Solidariedade Popular) creen que es caso claro de necesidad de una vivienda con alquiler social. No puede pagar una renta de mercado y con sus ingresos tiene que conformarse con alquilar una habitación en su piso compartido (150 euros) y esforzarse con sus escasos ingresos (368 euros) para alimentarse. «Su situación es un escándalo, y mucho más cuando un Ayuntamiento potente como el de Vigo no hace nada para remediarlo. Por eso, decidimos pasar la noche al raso y dejarle un mensaje al alcalde (el carbón) confiando en que se le ablande el corazón», explica Antón Bouzas. La ausencia de lluvia contribuyó a hacerles más llevadera la protesta.

El 19 de septiembre pasado, Verónica Román presentó un escrito en el Concello solicitando una vivienda social para poder reunificar su familia. Más de tres meses después no ha tenido respuesta alguna. Incluso ha sabido que la demanda ni siquiera se ha tramitado; en las oficinas municipales se ha procedido a registrar el escrito, sin darle trámite alguno. Este desinterés ha enfadado a la afectada y también a Os Ninguéns, por lo que han decidido acudir a la Valedora do Pobo reclamando amparo. En su nueva gestión recalcan que la petición de ayuda era urgente, pese a lo cual ha pasado desapercibida. «Al no obtener respuesta alguna he consultado telemáticamente el estado actual del expediente, con el resultado de que no existe movimiento alguno», señala.

A la Valedora le explica igualmente que se ha dirigido también al Instituto Galego da Vivenda e Solo de la Xunta, que no ha dado la callada por respuesta, pero que tampoco ha logrado resolver su situación. El motivo es que este organismo ha adjudicado todas las viviendas que tenía en Vigo.

«La solución que me ofrecen es pedir una vivienda en otro municipio, pero es inviable en mi caso. Mis médicos están en Vigo, aquí curso estudios y las visitas que realizo a mis hijos son también en Vigo, y tampoco tengo carné de conducir ni dispongo de coche, ni de dinero para pagar un medio de transporte». Para complicar la situación, acaban de comunicarle que el 30 de abril deberá dejar la habitación que ocupa, lo que puede dejarla en la calle. Un desahucio que agravará su situación.

 «Odio estas navidades, no puedo pasarlas con ellos»

Verónica tuvo una pequeña ración extra de contacto con sus hijos durante las Navidades, pero a ella le supo a poco. Lo establecido es que tenga a sus dos hijos menores (el contacto con el mayor es libre al estar con los abuelos) un sábado de cada dos, de 12.00 a 18.00 horas. Durante las fiestas estuvo con ellos Nochebuena y Navidad, de 10 a 18 horas, y también los verá hoy para entregarle los regalos de Reyes. «Tienen regalos gracias a la Rede de Solidariedade Popular y a Os Ninguéns, que me los han facilitado, pero han sido unos días muy duros sin ellos y no paro de llorar. Odio las Navidades en estas condiciones», se lamenta. No está dispuesta a que la situación se haga crónica. «Son mis hijos y tengo derecho a vivir con ellos. Estoy dispuesta a hacer cualquier cosa y, pese a que me falta un pulmón, pienso incluso en hacer una huelga de hambre. El mejor regalo de Reyes que podría recibir es que me cedan un piso con alquiler barato para poder estar por fin todos juntos».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Pasan la noche ante el Concello para solicitar que ayuden a una mujer separada de sus hijos