Antidesahucios ofrece ayuda a la mujer que durmió bajo un árbol tras operarse

La plataforma propone intermediar ante la Xunta para buscarle un piso social o bonos


vigo / la voz

La portavoz de la Plataforma de Ayuda a los Hipotecados (PAH) de Vigo, Carlota Pérez, ha ofrecido ayuda a Amalia Martínez, la mujer que manifestó haber dormido bajo un árbol la noche después de haber sido operada en un hospital para retirarle unas placas de la mano. Según contó la afectada, la semana pasada agotó su estancia de diez días en el albergue municipal, lo mismo que su novio, y no encontraron una cama cero (libre) para él, por lo que se fueron a dormir debajo de un abeto en el parque de O Castro, algo que ya hicieron en el verano y parte del otoño.

Amalia Martínez, a la mañana siguiente de dormir bajo el árbol con su novio, volvió al albergue municipal (que cierra de 8.30 a 20.00 horas) a pedir colaboración para solicitar a la Administración una habitación en una pensión. Le gustaría un cuarto privado para ella y su novio pero, hasta ahora, no consiguen ninguna habitación donde estar juntos.

La red antidesahucios se ha interesado por el caso de Amalia Martínez y movió sus contactos para buscarla y contactar con ella. Incluso algunos voluntarios se pasaron por el monte de O Castro para ver si la veían. «Queremos hablar con ella y ofrecerle ayuda», dijo Pérez.

La plataforma quiere valorar la situación de esta viguesa sin techo, que fue desahuciada hace un año de un piso de Teis. La red cree que puede mover el papeleo en la Administración y encontrarle un lugar donde vivir «si entra en los supuestos que baraja la Xunta». Dichas condiciones son que la perjudicada sea víctima de la violencia de género, que pese sobre ella una orden de desalojo por desahucio o que padezca una situación de exclusión social. Sería esta última condición la que encajaría con el caso de Amalia Martínez.

Si la valoración es positiva, la PAH pasaría su informe al Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) para que le prestase una vivienda social donde vivir o bien un bono con una ayuda de 200 euros para alquilar una habitación donde ella quisiese. Actualmente, en Vigo ya no quedan libres pisos sociales del IGVS y la última afectada, una madre con dos menores, ha tenido que irse a vivir a una vivienda pública de Salceda de Caselas.

Amalia Martínez cree, como usuaria, que el albergue municipal, que pasará a manos de Cruz Roja, debería ser un centro de día que sirviese de refugio en invierno, para que los sin techo pudiesen jugar a las cartas, tomar café o ver la tele sin pasar frío en la calle en los meses más crudos del año. Está preocupada por las dificultades que, según dice, pasan las indigentes para encontrar cama libre en Vigo, sobre todo ahora que ha cerrado por obras el pabellón femenino de los Hermanos Misioneros de Teis.

La situación se agrava porque, según dijo, un albergue privado de la calle Toledo toleraba que hombres y mujeres durmiesen juntos en colchones en el suelo, separados por sillas. Un voluntario de la oenegé Dignidad - Vigo responsable del refugio replicó que está abierto a todas las personas que llegan, respetando unas normas de horarios y buen comportamiento mínimo para la convivencia del grupo que allí se aloja. Según recalcó, «hombres y mujeres duermen en salas separadas y es falso que los colchones estén en el suelo». No hay número máximo de pernoctas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Antidesahucios ofrece ayuda a la mujer que durmió bajo un árbol tras operarse