El avión que se estrelló en Colombia fue vendido en Vigo al magnate chino Sam Pa

VIGO CIUDAD

LUIS EDUARDO NORIEGA A. | Efe

El empresario asiático, detenido por corrupción, selló en Galicia la compra del aparato en el que murieron 71 personas

30 nov 2016 . Actualizado a las 16:15 h.

El Avro Regional Jet 85 siniestrado en Antioquia, en el que fallecieron en la madrugada del martes 71 de sus 77 ocupantes, permaneció durante más de una semana en el aeropuerto de Peinador en septiembre del año pasado para ultimar su venta. Tras una escala en Azores y una estancia de dos días en el aeropuerto inglés de Norwich, para someterse a operaciones de mantenimiento a cargo de la empresa KLM Engeneering, el propietario de la aerolínea venezolana Lamia, Ricardo Albacete, solicitó al aeropuerto de Peinador permiso para una estancia de larga duración, coincidiendo con la que el 20 de septiembre iniciaba en Vigo el empresario chino Sam Pa. Tras adquirir el 60 % del grupo de empresas Rodman, el magnate asiático había vuelto a Galicia para tantear la compra de firmas emblemáticas de hostelería, alimentación y astilleros, operación en las que Albacete hizo de mediador.

El dueño de Lamia preparó el Avro CP-2933 para vendérselo a Sam Pa, que había proyectado la primera línea aérea de Sierra Leona. «Fue una venta de palabra, entre amigos, y acordamos que compraría mis cuatro aviones», indicó ayer Albacete, afectado por el siniestro, en el que entre otros fallecieron la mayoría de los futbolistas del equipo brasileño Chapecoense o el propio piloto y copropietario de Lamia Bolivia, además de yerno del opositor boliviano, Roger Pinto, exiliado en Brasil desde hace tres años.

El aparato despegó y aterrizó en esos días en varias ocasiones en Vigo, estacionándose ante el parque de bomberos del aeropuerto y los hoyos más cercanos a la pista del campo de golf del Aeroclub. Trabajadores de la terminal dejaron por escrito en las redes sociales testimonios de su extrañeza por la larga estancia de un avión regional latinoamericano, colocado además junto al A319 del empresario chino encarcelado ya desde hace un año.