Piden cárcel para la titular de un puesto de A Pedra que estudiaba el bachillerato

La joven niega haber vendido ropa y se desvincula de 461 prendas falsas descubiertas durante una redada de los aduaneros en busca de tabaco de contrabando


vigo / la voz

Una joven que estudiaba el bachillerato en el 2012 aseguró ayer en un juicio que no sabía nada sobre las 461 prendas de marca falsificadas que el Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) descubrió en un puesto del mercado de A Pedra, del cual ella era la titular. Alega que no tenía ni idea de que ella figurase como la responsable de la tienda porque nunca había firmado ningún documento ni trabajado allí pues tenía que ir a estudiar al instituto. Cree que el negocio lo llevaban sus familiares. Ni siquiera estuvo en el registro del puesto cuando los agentes descubrieron la ropa pirata. Fueron su madre y su abuela las que presenciaron cómo se decomisaba el género.

La Fiscalía pidió inicialmente para la acusada un año y 9 meses de prisión por un delito contra la propiedad industrial, una multa de 6.480 euros y el pago de 18.774 euros de indemnización a las marcas perjudicadas. No obstante, al final del juicio, la Fiscalía matizó su postura y recomendó que se impusiese la «pena mínima» a la sospechosa.

Todo empezó el 26 de julio del 2012 cuando los aduaneros hicieron una redada contra el contrabando de tabaco en el mercado vigués. De casualidad, en uno de los registros, los agentes hallaron hasta 461 prendas de vestir con estampaciones del logotipo de diversas marcas registradas. Todas habían sido fabricadas sin autorización de los titulares de las multinacionales.

Los agentes encontraron cinco camisetas falsas de Burberry, otras once de Carolina Herrera, un pantalón Guess, otros 37 de Levis Strauss, 46 camisetas de La Martina, dos pantalones de Quicksilver, 96 polos de Ralph Lauren, seis jerséis de Star Raw y tres camisetas Tous.

La joven acusada G.R.M. aseguró que ella nunca gestionó el puesto ni firmó nada «que yo recuerde». Insistió en que no trabajaba en A Pedra, «no sé si mis padres trabajaban allí». Respecto al registro, «me comentaron mi madre y la abuela que lo hubo pero yo no estaba». «Me dedicaba a estudiar, nunca compré ropa ni llevé la contabilidad del puesto», aseguró ayer en el juicio celebrado en el juzgado de lo penal número 3 de Vigo.

Su abogada pidió la nulidad de la investigación e impugnó los informes periciales sobre la ropa decomisada. Les restó validez porque fueron elaborados solo por la parte contraria. Recalcó que la acusada estudió bachillerato hasta el 2013 y en el 2012 también iba a la Escuela de Idiomas. «Mi patrocinada para nada se dedicaba a la actividad de venta de ropa; al año siguiente se fue a la universidad y ni siquiera vivía con sus padres», dijo la letrada. Añadió que los registros se estaban realizando por contrabando de tabaco y no por ropa pero un agente de la SVA aclaró en el juicio que pidieron una autorización extra al juzgado.

En el juicio declaró la responsable legal de Ralph Lauren, por videoconferencia desde Majadahonda. Dijo que cada polo legal valía entre 85 y 105 euros. Por su parte, Levis renunció a reclamar una indemnización, así como Burberry, Boss, Carolina Herrera y Guess. Un aduanero comentó que las prendas falsas eran 200 o 300. Algunas aparecían vinculadas también a otros puestos.

La Fiscalía, tras oír a la acusada, vio posible que ella no regentase el puesto y que fuese la titular nominal por tratarse de una menor de edad. La prueba era que la abuela y la madre estaban presentes en el registro y no ella. La abogada insistió en que su clienta acreditó que era una estudiante que no vendía nada.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
0 votos
Comentarios

Piden cárcel para la titular de un puesto de A Pedra que estudiaba el bachillerato