Sesenta estudiantes con necesidades especiales pasan por la Universidad

La institución viguesa pone a su disposición becas y ayuda técnica


vigo / la voz

Más de sesenta estudiantes con necesidades especiales han pasado por la Universidad de Vigo en el último lustro. En función de sus problemáticas o grado de limitación pueden acceder a becas, ayudas técnicas, apoyo de voluntarios, así como de personas expertas en lengua de signos. También tienen la oportunidad de optar a préstamos de productos de apoyo a la diversidad que ofrece la Fundación Universia para alumnado invidente o con problemas psicomotrices.

El trabajo es desarrollado por la Unidad de Atención al Estudiantado con Necesidades Específicas de Apoyo Educativ (Inaten) y se complementa con el que realiza el gabinete psicopedagógico. Este último atiende al alumnado con dificultades para la organización de los estudios, hiperactividad, ansiedad frente a los exámenes o problemas familiares graves.

Antía Francisco Guerrero y Manuel Luis Lema Álvarez son solo dos ejemplos de los alumnos que estudian o han estudiado en la Universidad de Vigo. Antía estudia el grado de Traducción e Interpretación en la especialidad de Inglés-Español en el campus vigués. Considera su discapacidad, síndrome de Asperger, como «algo secundario». Está convencida de que se puede conseguir todo, aunque sea a un ritmo diferente. «Al tratarse de una carrera que requiere de comprensión de textos y de una buena redacción es difícil para mí porque hay muchas frases o palabras que son metafóricas y yo las tomo como algo literal, por lo que a veces tengo que pedir ayuda a alguien para que me las explique», comenta la alumna viguesa.

Es una de las pocas estudiantes con necesidades especiales que se decidió a participar en el programa Erasmus, en el que según la Comisión Europea, solo participan un 0,16 % de este tipo de alumnado. Reconoce que su estancia en la Bangor University de Gales ha sido lo más positivo de su experiencia universitaria al ayudarle a relacionarse tras conocer «un montón de gente». Trabaja en la puesta en marcha de la asociación Asperger Galitea.

Manuel es un estudiante de la Facultad de Bellas Artes del campus de Pontevedra. El hecho de ser sordomudo no supuso freno alguno a la hora de encaminar su formación académica hacia el dibujo, la pintura o la escultura. Según reconoce, forman parte ya de su día a día.

«Yo, Manuel Luis Lema estoy hablando en lengua de signos y quien escribe esto que estás leyendo es mi intérprete, Alejandra, que me puso la Universidad de Vigo para asistir a las clases y que me ayuda también con los trabajos escritos; si no, para mí sería imposible hacer este tipo de escritos», explica. Le gustaría que no le cambiaran de intérprete al pasar de un curso a otro para no perder tiempo en el proceso de adaptación mutua y en enseñar el vocabulario específico de Bellas Ares. Lo ideal, dice, sería contar con dos en las clases teóricas de cuatro horas para que puedan hacer turnos.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
0 votos
Comentarios

Sesenta estudiantes con necesidades especiales pasan por la Universidad