La biblioteca del Marco cierra cuando no está la única persona que la atiende

El museo vigués carece de personal suficiente para cubrir bajas y vacaciones


vigo /la voz

La biblioteca del Museo de Arte Contemporáneo de Vigo, Marco, estuvo cerrada durante todo el mes de septiembre. Un cartel en la puerta de entrada y un aviso marcado en rojo en su página advertían de la eventualidad: «Esta biblioteca permanecerá pechada temporalmente. Calquera novidade aparecerá publicada na web do Marco. Desculpen as molestias».

El servicio estuvo cerrado también del 1 al 17 de agosto y en el mes siguiente no reanudó su actividad, que acaba de reiniciar. Desde el museo, sus responsables explican que se debe a que la persona que se ocupa de atender la biblioteca se encontraba de baja. Lo mismo ocurre en sus preceptivos descansos. Cuando disfruta de sus vacaciones, la biblioteca cierra su espacio físico.

El centro, buque insignia de la ciudad que simboliza la entrada de Vigo en los circuitos internacionales del arte, ha ido perdiendo apoyos económicos de las instituciones, pero las cifras de visitantes no concuerdan con la desbandada de entidades públicas como la Diputación de Pontevedra o privadas como Abanca cuando aún era Caixanova, que retiraron las ayudas al museo de arte contemporáneo con más espectadores de toda la comunidad autónoma. A pesar de ello, tiene el respaldo popular. Más de 86.500 personas pasaron por el emblemático edificio de la calle del Príncipe en el último año, 15.000 más que en el ejercicio anterior.

El Marco programa sus contenidos haciendo ejercicios de equilibrismo financiero ya que su fuente principal son los 605.000 euros del Concello de Vigo, 100.000 euros de la Consellería de Cultura y 35.000 del Gobierno español a través del Ministerio de Cultura. Desde sus inicios reciba casi un millón de euros menos. El museo vigués ha acoplado progresivamente su oferta, reduciendo su horario para minimizar costes en sueldos y cobrando por actividades que eran gratuitas, como algunos talleres infantiles. El Espacio Anexo se convirtió en el 2001 en el Hotel Marco. Comenzó como proyecto artístico pero actualmente se alquila a quien desee pernoctar allí y sirve también para dar alojamiento a los artistas que exponen en el Marco durante el montaje de sus obras.

A cambio, la tienda-librería se reconvirtió el año pasado en otro espacio expositivo para proyectos de pequeñas dimensiones.

La biblioteca mediateca se inauguró en el 2004, dos años después de la apertura del museo. Se trata de un servicio altamente especializado en temas relacionados con el arte y diseño, que nació con cerca de 4.000 volúmenes entre libros, catálogos y soportes audiovisuales. Cuenta con 32 puestos de lectura para consultas in situ, ya que no se contempla el préstamo a domicilio, y red wifi.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La biblioteca del Marco cierra cuando no está la única persona que la atiende