La Tribuna de Balaídos costará 510.000 euros más de lo previsto

La estructura del estadio «presenta carencias de armado» y hubo que reforzarla


vigo / la voz

La Tribuna de Balaídos tal como estaba prevista hubiese supuesto un riesgo de accidente en caso de temporal. Ello ha obligado a reforzar la estructura con tirantes de acero que no estaban inicialmente contemplados y que cuestan 658.860 euros. En un principio la construcción de la grada iba a suponer un desembolso de 5.234.256 euros, con el refuerzo de los tiradores se eleva a casi seis millones de euros, según un informe técnico al que ha tenido acceso este periódico. Para contrarrestar el encarecimiento que suponen los tiradores de acero que tienen que reforzar el voladizo, se van a ahorrar gastos en otras partidas de la obra con lo que el sobrecoste final será de 510.594 euros, el 10,99 % más de lo previsto.

Los recortes principales se hacen en la cubierta, en los aparatos sanitarios y la grifería y en el saneamiento donde se produce un pequeño ahorro. Precisamente el saneamiento es de vital importancia en una zona que sufre frecuentes inundaciones por la crecida del río durante los temporales con marea alta.

Al tratarse de la rehabilitación de una estructura del año 1969, las demoliciones dejaron a la vista la estructura de acero y hormigón existente en los veintidós pórticos que conforman la grada. Los técnicos señalan que así pudieron ver problemas en la estructura que al redactar el proyecto original no se previeron. Los especialistas realizaron ensayos de extracción de testigos de hormigón, propagación de ultrasonidos, esclerometrías, ensayos de carbonatación y numerosas catas para comprobar al milímetro el estado del acero y del hormigón de la estructura. «Una vez analizada toda la información se concluyó que la estructura presenta carencias de armado respecto a los planos de la obra original por lo que es menos resistente de lo esperado», señala un informe técnico sobre la obra. Esto sumado a la situación de los pórticos obligó a rediseñar el refuerzo de la estructura parando la obra durante dos meses.

El cambio de proyecto se hizo por la «reducción de la seguridad en la cubierta por la aparición de las denominadas patologías ocultas».

Al modificar el proyecto han tenido que recortar gastos en la cubierta, un voladizo de 120 metros de largo y 25 de ancho que acogerá la Tribuna y que se ha aligerado de peso.

El PP pide explicaciones por el sobrecoste por falta de «un buen estudio previo»

El concejal del PP Miguel Fidalgo señala que «el Ayuntamiento tiene que dar explicaciones por el sobrecoste y por unos tirantes de 658.000 euros que no estaban previstos». Fidalgo señala que había que haber realizado un buen estudio previo de las tensiones y las cargas y así se hubieran evitado sorpresas, «como las de las luces, que no se previeron tampoco y que también supondrán un coste añadido».

Los trabajos de reforma del estadio de Balaídos comenzaron en diciembre del 2015 aunque en realidad no se iniciaron los movimientos de tierras hasta el mes de enero. Sin embargo, hubo que esperar al término de la liga para que la constructora cogiese velocidad de crucero. La obra de tribuna tiene que estar acabada antes de fin de año.

Los costes de la obras de reforma de Balaídos los paga el Ayuntamiento con la Diputación y una pequeña parte corre a cargo del Celta, que es el usufructuario de Balaídos hasta mayo del 2034, si no hay cambios de propiedad en el club en cuyo caso el Concello tiene que dar el visto bueno a mantener el convenio actual que se firmó en el 2009. El acuerdo actual se firmó en un momento en que el Celta estaba en concurso de acreedores y en ese momento la solución era o liquidar el club o llegar a un acuerdo con al deuda, que supuso una quita del 85 %.

Gracias al apoyo municipal el club salió adelante económicamente y pudo mejorar sus cuentas. Así que los interesados en adquirirlo se encuentran con una entidad saneada y con múltiples ingresos publicitarios debido a su triunfante trayectoria.

Votación
10 votos
Comentarios

La Tribuna de Balaídos costará 510.000 euros más de lo previsto