Vigo reinventa su imagen

La modernización estética del souvenir urbano se extiende al textil, la alimentación y el arte


vigo / la voz

El lema I love Vigo escrito sobre un hórreo ya no cuela. El suvenir vigués no solo era casi inexistente sino que lo poco que había se había quedado viejuno. Las tiendas de A Pedra y de la calle Carral suplían con material del pleistoceno la escasez. Pero en el último año ha llegado de repente un soplo de aire fresco con nuevas propuestas que gustan a los visitantes y lo que es más difícil, también a los vigueses.

Los pioneros fueron en su día los diseñadores de Rei Zentolo. Pablo Rodríguez y Salvador Vázquez gestaron en Pontevedra una marca que universalizó la retranca gallega. Han pasado trece años y cada vez están más cerca de Vigo. Además de asentarse en la ciudad ocupando una gran sede para dar el salto a Europa, la firma incorpora cada vez más motivos referentes a la urbe, con tazas y camisetas con el lema Soy de Vigho y no lo niegho o Ría de Vigo Pirate Bay, entre otros.

A pesar de esta iniciativa, seguía vacío el trono de la imagen de Vigo, desaprovechando su enorme potencial. Hace dos años empezaron a darle vueltas Dani Rivera y Rubén González, vigueses creadores de la marca Ultramarinos. Deseño Galego. «Al hilo del bum de los cruceros nos preguntamos qué imagen se llevaban de nosotros los turistas y coincidiendo con un parón laboral decidimos trabajar en esa idea», cuenta Dani. También influyó un viaje a Berlín en el que descubrieron un mundo del merchandising y el suvenir con creatividad, diseño y gusto. «El recuerdo de Vigo no ha evolucionado desde los años 60 o 70 y nosotros queríamos darle un aire diferente, en paralelo a la renovación del tipo de turismo que tenemos ahora. Si vienes al Marisquiño te puedes llevar un barco dentro de una botella, pero en fin... hay que hacer algo más actual», opina el diseñador.

Rivera, que se ocupa del comercio y la comunicación, asegura que lo que más les ha sorprendido es que sus productos interesan mucho al público local. «Hemos conectado con lo que queríamos hacer, suvenires riquiños, que es el lema que resume lo que ofrecemos», afirma.

En su catálogo incorporan nuevos iconos como el Dinoseto y adaptan imágenes, como la del mapa del metro de Londres, pero con toponimia viguesa. Como recuerda Vázquez, se trata de un proyecto anterior que hizo con el estudio Tricoco y recuperó ahora, con algunos cambios y con permiso de sus exsocias. Ultramarinos también crece en ambición y ya se están expandiendo, con puntos de venta más allá de Vigo y diseños que abarquen todo el territorio gallego y con el tiempo, más lejos. Su punto débil es la venta online, pero trabajan en ello. En tiendas físicas, se pueden encontrar sus productos en espacios con una estética también cuidada, como Vaidhé, La Matina, el Museo do Mar o el hotel Lar Atlántica, entre otros.

Otra empresa visionaria en un campo sin arar ha sido Sémola. Fani Francos, propietaria de la cadena de pastelería y panadería recuerda que al tener al Dinoseto frente a su tienda de Porta do Sol encargaron un cartel a la diseñadora Pirusca inspirado en él y en otros iconos vigueses. A raíz de ese trabajo hicieron las dinogalletas de color verde que imitan su silueta de saurio y se venden como rosquillas. Pero también tienen rosquillas de hojaldre envueltas en un dibujo de la ribera de Bouzas en una línea de producto atlántico recien creada, que hizo el diseñador vigués Iván R.

Además, el autor de la imagen corporativa de Sémola, Felipe Gil, Radar, les diseñó una caja de sardinas (de cartón para cada unidad y de madera para juntar varias) inspirada en la industria conservera de Vigo, pero con chocolate dentro. «Pensamos en el visitante y en el cliente local que quiere tener algo de su ciudad para regalar o para llevarse él mismo, con calidad en el continente y en el contenido», afirma.

Hay más ejemplos. El Molino, la veterana marca que renovó la repostería local, también ha puesto en el mercado una caja diseñada por la pintora Puri del Palacio, con las Cíes al fondo, en la que el cliente puede meter dentro entre varios dulces a elegir. La ilustradora Hey Juddy también ha realizado varias piezas (en cerámica y textil) con motivos vigueses que distribuye ella misma en su web. Pero hay más, Somos Océano es una marca de moda sostenible que tiene una línea de camisetas y sudaderas que beben de la imagen de la ciudad, sus playas y sus alrededores. Toralla, las Cíes, Patos o Ladeira, son nombres o siluetas que se imprimen con tinta para algodón sobre sus prendas. En la misma línea trabaja Galifornia, nueva empresa de ropa joven con tienda en el C.C. A Laxe que cuenta con diseños de Marta Riera y en breve incorporará motivos locales a su línea de ropa.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Vigo reinventa su imagen