El Concello activará cámaras inteligentes por la noche en Príncipe y otras calles

j. fuentes VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

xoán a. soler

Se activarán cuando aparezcan personas, con un sistema de aviso a la Policía Local

26 ago 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

La rotura de la exposición fotográfica de Javier Teniente en la calle del Príncipe va a tener consecuencias permanentes en la vigilancia nocturna de la ciudad. Superadas las reticencias iniciales, el gobierno local ha confirmado la instalación de cámaras de videovigilancia y ayer el alcalde añadió que serán inteligentes e incluso interactivas.

A falta de más detalles, serán instalaciones que solo se activarán por las noches cuando detecten personas en el área a cubrir. Y no solo eso, en determinadas circunstancias enviarán alertas a la central de la Policía Local. Caballero no entró en detalles, pero en algunas ciudades los avisos se producen cuando hay grupos numerosos o detectan gente corriendo.

Definitivamente, no será solo la calle del Príncipe la que contará con este sistema, aunque de momento se guarda silencio en el Concello sobre las áreas que pueden incluirse en un proyecto que tardará todavía bastantes meses en materializarse. Pese a la discreción, todo hace indicar que el área peatonal de O Calvario tiene todas las papeletas y quizás también As Travesas.

De momento, el gobierno vigués está elaborando el proyecto y debe habilitar una partida para una actuación no prevista. Después tendrá que convocar la correspondiente licitación, que también lleva su tiempo en la Administración pública.

No obstante, quizás lo más complicado del proceso es obtener autorización para colocar cámaras en la vía pública. Además del permiso de Interior debe darle el visto bueno una comisión judicial a cargo del presidente del Tribunal Superior de Xustiza. En cualquier caso, otros ayuntamientos lo han gestionado y sacado adelante, aunque lleva su tiempo.

Desde la óptica municipal, se considera que sin las cámaras será imposible evitar actos vandálicos como los ocurridos en esta exposición y en otras actividades culturales o contra bienes públicos y esculturas. En verano se disparan, como sucedió con la reciente rotura de señales de tráfico igualmente en los alrededores de Príncipe.

Y eso ocurre en una calle que es de las más vigiladas de la ciudad, en muchas ocasiones también por agentes de paisano. Sin embargo, no es posible que estén de manera permanente, por lo que solo con cámaras pueden limitarse los actos vandálicos. A los incívicos siempre les queda el recurso de cubrirse la cara, pero hay sistemas para identificarlos.

Contra la exposición de Teniente se produjeron varios ataques en pocos días. Los primeros fueron menos dañinos y se retiraron las fotografías dañadas para reponerlas. Sin embargo, en el último quedaron afectados numerosos murales, lo que obligó a retirarla en su totalidad.