Unanimidad para ratificar el estatus de Vigo como capital

J. Fuentes / M. Cheda / Á Paniagua VIGO, SANTIAGO

VIGO CIUDAD

SANDRA ALONSO

El Parlamento aprueba la primera Área Metropolitana de Galicia un año después del pacto de Caballero con Feijoo

13 jul 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Una votación unánime en el Parlamento gallego ratificó una ley que el alcalde de Vigo y el presidente de la Xunta pactaron hace un año, y que desde entonces han negociado, con muchos altibajos, el gobierno local, los responsables autonómicos y el conjunto de alcaldes.

La norma ratifica que la capitalidad del Área estará en Vigo, algo que nadie discutía, y añade que en base a ello «terá un tratamento propio na dotación de servizos públicos da Administración central, autonómica e provincial similar ao dunha capital de provincia». Este nuevo estatus de Vigo fue una propuesta del alcalde vigués en la etapa final del debate, que tras algunas reticencias fue asumida por los demás grupos y ratifica el nuevo podio en el que se instala.

El guión en la sesión plenaria del Parlamento discurrió por los cauces previstos: alegría general, especialmente del regidor vigués, que será el presidente del ente metropolitano: satisfacción del conjunto de los grupos y un pequeño ajuste de cuentas por parte de los socialistas por la fallida ley del 2012, a la que se oponían y que no entró en vigor por el rechazo de Vigo.

Dejando de lado este escarceo, la sesión estuvo presidida por una cortesía poco habitual, nada extraño si tenemos en cuenta el acuerdo general de todos los partidos. Salvo matices, que no fueron suficientes para que ninguno se atreviera con el voto contrario, ni siquiera con la abstención.

El grupo más crítico en estos meses de debate en comisión fue AGE (Alternativa Galega de Esquerda), pero finalmente se sumó al consenso pese a constatar que «faltan políticas de vivenda» y lamentar que no se haya tenido en cuenta el reciente incendio en la factoría de Fandicosta para evitar fallos de coordinación similares en el futuro.

El diputado de AGE Xabier Ron se sumó al BNG en la queja por el hecho de que la ley no incluya un Consello Cidadán Metropolitano, demanda que había sido planteada por la nacionalista Carme Adán. La diputada viguesa del BNG lo recordó en su intervención, pero esta carencia no fue obstáculo para reconocer que «foi un orgullo participar como ponente na ponencia da lei». Adán ratificó en la tribuna su posición, y la del Bloque, totalmente favorable a que «Galicia teña unha ordenación clara do seu territorio».

Movilización

Desde el grupo mixto, la también viguesa Consuelo Martínez, se sumó a las críticas del PSOE a la ley anterior, que «era a do PP e non a dos vigueses», mostrándose favorable a la batalla política que ha permitido modificarla. «Vigo é unha sociedade que se mobiliza para impedir que a ignoren e a exploten», afirmó.

En la tribuna de oradores, los dos grupos mayoritarios abordaron la crucial cuestión de las competencias, justamente la que decidirá si el Área es un ente eficaz, como todos dicen pretender, o se queda en un nuevo organismo carente de contenido. El socialista Abel Losada expresó su confianza en que «a transferencia real de competencias e financiamento se materialice como debe. Entendemos que a Xunta ten que estar á altura das circunstancias, da mesma maneira que o están todos os concellos da Área, independentemente da súa cor política».