El primer juicio contra A Pedra se ventila con penas de multa

Tres acusados se sentaron ayer en el banquillo por una redada del año 2009


vigo / la voz

El primer juicio por la venta de ropa falsificada en el mercado de A Pedra llegó ayer a un juzgado de lo penal de Vigo siete años después de la macrorredada que abrió el procedimiento. El caso quedó ventilado con la imposición penas pequeñas de cárcel que podrán ser sustituidas por el pago multas. Tres personas se sentaron en el banquillo para rendir cuentas por delitos contra la propiedad industrial después de que la policía requisara cientos de prendas de imitación tras la entrada y registro en el mercado de titularidad municipal el 1 de abril del 2009.

La vista no se llegó a celebrar, puesto que los acusados aceptaron la pena solicitada por el representante del Ministerio Público, alcanzando de esta forma un acuerdo que evitó que tuvieran que someterse tanto a las preguntas de la acusación como a las de sus abogados.

José Manuel R. R. aceptó una condena de tres meses de cárcel y el pago de una multa de 540 euros. Podrá librarse de prisión con el pago de otros 540 euros. La misma condena recayó en Gonzalo J.P.A., mientras que la octogenaria Elisa L. B. fue condenada a tres meses de cárcel que se le suspenden con la condición de que indemnice a las marcas de las que se benefició ilegalmente.

Los tres acusados deberán hacer frente al pago de varias sumas de dinero en concepto de responsabilidad civil. En virtud del acuerdo alcanzado ayer, José Manuel R. R., deberá abonar 1.080 euros de multa. A esta cantidad habrá que añadir 10 euros por cada una de las prendas decomisadas de las marcas que no presentaron denuncia. Gonzalo J. P. A. deberá abonar 1.770 euros de indemnizaciones, 1.080 euros de multa y 500 de costas mientras que Elisa L. B. deberá hacerse cargo de las costas por valor de 1.500 euros y 10.860 euros de indemnización.

Intervención

La intervención policial que ayer llevó al juzgado a estos tres acusados estuvo a cargo de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de Madrid. Los agentes tenían conocimiento de que en el mercado de A Pedra se vendían diversas prendas de ropa y calzado que reproducían los signos distintivos de marcas notorias y de reconocido prestigio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad industrial. La intervención policial se amplió también a diversos locales situados en las inmediaciones de dicho mercado servían para abastecer o surtir los puestos de venta.

Tras una intensa labor de vigilancia que se prolongó durante más de tres meses, decenas de agentes se desplegaron por el mercado en busca de pruebas de los delitos.

En uno de los almacenes que utilizaba el acusado José Manuel la policía encontró más de 450 pares de zapatos de marcas conocidas como La Martina, Bikkembergs, Puma, Adidas, Dolce y Gabbana o Lacoste, entre otros. Por su parte, Elisa L.B. explotaba un puesto en régimen de alquiler en el que fueron decomisados 525 polos, 64 jerséis , 13 sudaderas, 17 forros polares y 107 camisas con la marca Martina. Los agentes intervinieron además más de 120 cazadoras de la marca Belstaff y decenas de prendas de otras firmas reconocidas como Tous, Carolina Herrera, Ralph Lauren, Adidas o Dolce y Gabbana. Además tenía más ropa falsificada en unos trasteros. A Gonzalo J.A. le intervinieron 294 prendas, la mayoría pantalones de marcas como Levis o Docker.

Un mercado que no ha vuelto a ser el mismo tras la redada del 2014

El caso de venta de ropa falsificada juzgado ayer es el primero pero no el único que se aborda en los juzgados. Pendientes de juicio esperan las intervenciones policiales llevadas a cabo en otras redadas anteriores. Por ejemplo las dos grandes que se llevaron a cabo en febrero de 2006 y 2007 que fueron unidas en las mismas diligencias judiciales para ser juzgadas juntas. El macrojuicio aún no ha tenido lugar. Durante los años 2010, 2012 y 2013 también se llevaron a cabo intervenciones policiales en este lugar.

La fama que se ha cobrado históricamente el mercado de A Pedra llevó al gobierno de los Estados Unidos a incluirlo en su lista negra de grandes centros de falsificación a nivel mundial. Fue precisamente a raíz del impacto que tuvo esta declaración cuando se produjo el golpe policial más importante y que ha conllevado las consecuencias más drásticas. En octubre de 2014 la policía detuvo a 11 comerciantes, imputó a 80 y se incautó de más de 20.000 prendas.

La titular del juzgado de instrucción número 3 de Vigo decretó el cierre cautelar del mercado, lo que puso en una situación muy difícil a los vendedores. La clausura de los puestos se sintió también en toda la hostelería de la zona, como constataron los vendedores de ostras y los restaurantes de la zona. Algunos puestos han vuelto a reabrir tímidamente, pero ya no es ni la sombra de lo que era cuando era una especie de símbolo de la ciudad por los productos falsificados y el tabaco que allí se vendían.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El primer juicio contra A Pedra se ventila con penas de multa