Caballero abre un frente para traer Patrimonio Cultural a Vigo

Juan Manuel Fuentes Galán
juanma fuentes VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

El alcalde quiere la capitalidad de hecho para lograr todos los servicios pendientes

07 jun 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

En los últimos años, la ciudad ha conseguido buena parte de los servicios administrativos que distinguen a una capital de provincia. Sin embargo, aunque están la mayoría no son todos. Por este motivo Caballero abanderó en los últimos meses la modificación de la ley del Área Metropolitana para que la ciudad fuera considerada a estos efectos capital de provincia, una propuesta a la que acaba de sumarse el Partido Popular.

El alcalde puso ayer un ejemplo de lo que podría suponer dicha capitalidad administrativa. «Deberíamos tener aquí el servicio de Patrimonio Cultural ya que actualmente para cualquier gestión o consulta tenemos que ir a Pontevedra», señaló.

Con seguridad Caballero tiene en mente una oficina autonómica que el Concello visita cada poco, normalmente cuando en una obra municipal aparecen restos arqueológicos. Lo habitual es que los trabajos queden paralizados hasta que Patrimonio Histórico resuelve.

Es el caso ahora mismo de la construcción del segundo tramo de las escaleras mecánicas de Segunda República, que cuando estén finalizadas permitirán subir sin esfuerzo desde la Porta do Sol a la trasera del Concello. Las catas realizadas permitieron descubrir en su trazado restos de la antigua muralla que ahora analizan los arqueólogos de la Xunta.

Esta situación se ha repetido en la mayoría de las obras que se ejecutan en el Casco Vello o en las zonas litorales e incluso en O Castro, donde hubo pobladores hace miles de años. Por ejemplo, tuvo que dar el visto bueno al proyecto urbanístico del Barrio del Cura, ahora en el aire tras la suspensión del Plan Xeral.

Pero el hecho de reclamar una oficina que forma parte de la Consellería de Cultura evidencia que la mayor parte de las peticiones de la ciudad se han ido cubriendo en los últimos años. Lograr el desdoblamiento de la Audiencia fue quizás la batalla más complicada dadas las resistencias que encontró. La primera sección llegó en el año 1999 y después una segunda por cuatro existentes en la ciudad de Pontevedra. Una vez en servicio ambas se ha constatado que tienen mucha más actividad que las capitalinas.

También fue laborioso y llevó año que Tráfico instalara una oficina local en Vigo. Hasta el 2003, cualquier trámite con un vehículo o un permiso de conducir obligaba a desplazarse a Pontevedra. Trece años después ya está olvidado y ahora se constata que la oficina de Vigo tiene mayor movimiento que la sede central en la capital.

En un plano político-administrativo, Xunta y Diputación dieron a Vigo rango de capital al instalar sedes oficiales en la ciudad y en el caso autonómico nombrando al único delegado que no tiene su despacho en una capital de provincia. Todos las consellerías tienen sede en Vigo pero Patrimonio Cultural, dentro de la Consellería, es una de las ausencias y su demanda comenzó ayer.