«En Vigo se han hecho grandes cosas en la evolución de la gaita»

La Voz

VIGO CIUDAD

SANDRA ALONSO

La gaiteira ourensana estrena en Afundación una obra con la Real Filharmonía de Galicia

03 jun 2016 . Actualizado a las 04:00 h.

La gaiteira Cristina Pato y la Real Filharmonía de Galicia estrena en el Teatro Afundación, a las 21.00 horas, Viúvas de vivos e mortos, una pieza encargada al compositor gallego Octavio Vázquez.

-¿Cómo nació este proyecto?

-En Estados Unidos he podido tocar con diferentes orquestas, como la New York Philharmonic o la Chicago Symphony y viendo el interés y la reacción del público, del personal de orquesta y de los directores por nuevas obras nació el proyecto. Mi idea es ampliar el repertorio para gaita y orquesta.

-¿El encargo a Octavio Vázquez conllevaba instrucciones?

-No, él compone como quiere. Mi idea a la hora de seleccionar los compositores es que fueran capaces de entender varios lenguajes musicales a la vez. Este es el segundo concierto que estreno, ya que el pasado año estrené el de Emilio Solla, un concierto a medio camino entre el jazz y la música sinfónica. En el caso de Octavio, el hecho de ser gallego era interesante porque entiende muy bien la idiosincrasia de la gaita gallega y la manera que tenemos de hablar con ella. Me hace ilusión que el estreno de su obra sea en Galicia y con una orquesta gallega.

-¿Cómo resulta la comunión entre gaita y orquesta?

-Lo comparo al hecho de que hace veinte años, cuando hablábamos de gaita y música pop o rock, nos parecía algo fuera de contexto pero ahora lo vemos completamente normal. En el caso de la música sinfónica ayuda a que sea un paso más a la hora de seguir teniendo opciones para el instrumento. No podemos olvidar que hoy en día se están haciendo cosas increíbles con la gaita. En Vigo, músicos como David Bellas o Anxo Pintos, o gaiteiros como Suso Baamonde, cada uno en su línea, han hecho grandes cosas en la evolución de la gaita.

-¿A qué obedece plantearse continuamente nuevos retos?

-Mi carrera empezó hace dieciocho años y desde entonces fue todo sorpresas. Nunca esperé que en Estados Unidos empezase a trabajar con un violonchelista como Yo-Yo Ma, con quien se me abrieron las puertas a las mejores orquestas del mundo. Ni siquiera me hubiese planteado soñar con ello. En el momento en el que se te presentan esas oportunidades, es cuando te preguntas: «¿y ahora qué?». De ahí nació este proyecto.

-¿La gaita lo aguanta todo?

-A la hora de tocar con una orquesta, el límite de la gaita es el volumen y el hecho de que no tiene dinámicas, es un instrumento que está constantemente sonando a la misma intensidad. Los compositores noveles siempre me pregunta si no tiene sordina. Pero eso es lo que hace de este sonido algo tan poderoso y tan rico, y que conecta con la gente en todas partes del mundo.

-¿Cómo ve la música de raíz popular en Galicia?

-Desde el punto de vista creativo creo que estamos en uno de los momentos más ricos porque están saliendo adelante una gran cantidad de proyectos que se arriesgan a hacer cosas nuevas. Cosas que parten de la música popular para acercarse a la música contemporánea y viceversa. Hay gaiteiros que están extendiendo las posibilidades de la gaita. Nos falta que las instituciones entiendan el valor de la música y de la cultura en la sociedad, y que las fomenten en el sector de la educación.