El Chivo, que describió Vargas Llosa, desembarca en Vigo

El dictador dominicano estuvo en la ciudad en 1954


Mario Vargas Llosa narró hace unos años en La fiesta del chivo la historia de Rafael Leónidas Trujillo, conocido en su República Dominicana como El Chivo, Chapita o Generalísimo. Fue un sanguinario dictador que dirigió la vida dominicana entre 1930 y 1961, cuando fue asesinado.

El 2 de junio de 1954, a bordo del trasatlántico Antilles, llegaba el presidente dominicano a Vigo para iniciar una gira por España e Italia. El régimen franquista preparó en Vigo un gran recibimiento, encargando al ministro de Asuntos Exteriores, Alberto Martín Artajo, la bienvenida. Las principales calles de la ciudad fueron engalanadas y cubiertas de banderas españolas y dominicanas.

Un centenar de pesqueros escoltaron el trasatlántico desde las Cíes hasta el muelle. A las dos de la tarde, el buque ya había amarrado al muelle y el ministro de Asuntos Exteriores embarcaba, junto a su mujer, para recibir al dictador de la República Dominicana.

Tras Martín Artajo también subieron a bordo Joaquín Balaguer, que años más tarde sería el presidente de la república caribeña, y el propio embajador del país en España. Tras cumplimentar al huésped en el interior de la embarcación, Trujillo descendió a tierra, donde fue recibido por el capitán general del Ejército, Ben Mizzian, el único general musulmán que ha tenido España, y que tras la independencia de Marruecos se encargó de reorganizar el ejército del país alauita.

Rafael Leónidas Trujillo presidió, desde una tribuna instalada en la Estación Marítima, el desfile de la tropa de marinería de la ETEA, y recibió flores por parte de las integrantes del Coro y Danzas de las Falanges Juveniles de Franco. Ya en un vehículo descapotable, Rafael Leónidas Trujillo, acompañado del alcalde Pérez Lorente, se dirigió hacia el pazo de Castrelos. Las calles por donde pasó la comitiva estaban repletas de personas, vigiladas por soldados del Regimiento Murcia 42.

El operador del No-Do no perdió detalle de todo lo ocurrido. En el pazo de Castrelos, la banda de música municipal recibió a las autoridades con los sones de los himnos de España y la República Dominicana. En el interior ofreció un banquete al ilustre huésped. Pérez Lorente mostró su alegría por ser Vigo la primera ciudad española en recibirle y señaló que España sabía agradecer a sus amigos su lealtad. Por su parte, Trujillo agradeció el recibimiento dispensado y calificó de gran amigo a Francisco Franco, «quien supo liberar a España».

Tras el almuerzo, Trujillo y toda su comitiva se dirigió al Berbés, donde visitaron la lonja. El ingeniero-director de la Junta de Obras del Puerto, Espárrago Fernández, explicó el funcionamiento de las instalaciones portuarias. Más tarde, Trujillo también visitó la factoría MAR, donde fue guiado por Javier Sensat. A las seis de la tarde, un tren especial le esperaba para trasladarlo a Madrid, donde fue recibido por Franco.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Chivo, que describió Vargas Llosa, desembarca en Vigo