A Laxe y El Corte Inglés podrán abrir todos los domingos de julio y agosto

Juan Manuel Fuentes Galán
Juanma fuentes VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Oscar Vazquez

El gobierno local consensúa con los pequeños comerciantes el alcance de la medida

14 abr 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

El concejal de Comercio, el socialista Ángel Rivas, y las organizaciones de pequeños comerciantes intentan cerrar una solución de consenso para la apertura dominical en el sector, un acuerdo que deben plasmar antes de que finalice el mes de mayo. El dato de que Vigo superó las 600.000 pernoctaciones en el 2015 mete de lleno a la ciudad en la categoría de zona de gran afluencia turística, con lo que le afecta un decreto aprobado el año pasado por el Gobierno de Mariano Rajoy. En estos casos, los ayuntamientos deben realizar una propuesta a la Xunta, que finalmente tomará la decisión.

El plazo tope para que se adopte es el 22 de julio, por lo que el Gobierno autónomo ha pedido al Concello que le envíe la propuesta antes del 1 de junio. Por ello, antes de esa fecha se tomará el correspondiente acuerdo en el pleno de la corporación.

Rivas reconoció ayer que el Concello desea cerrar un pacto con el sector. «Es de una importancia absoluta lograrlo, y lo haremos, seguro. No necesitamos disensos en este asunto y el gobierno municipal está preocupado». Según explicó, en los contactos mantenidos con el sector se le ha propuesto que se limite territorialmente la apertura al Casco Vello y la zona comercial de la ciudad con la plaza de España como límite. Excluyó áreas como As Travesas y O Calvario ya que no son lugares turísticos.

Esto supondría incluir la zona del ensanche, la ladera de O Castro y la mitad inicial de la Gran Vía. Conforme a este planteamiento, afectaría al centro comercial A Laxe y a El Corte Inglés. Sin embargo, el pequeño comercio, con locales de hasta 300 metros cuadrados, que puede abrir con la normativa anterior cuando quiera, pide que se limite la apertura dominical a los meses claves del turismo en Vigo que son solo julio y agosto.

La delicada decisión que debe tomar el Concello ha generado una pelea política entre socialistas y populares. El PP, por medio de su portavoz, Elena Muñoz, ha urgido al gobierno local a que actúe con rapidez para evitar perjuicios al sector. Por su parte, hoy mantendrá una reunión con las asociaciones «para palpar sus preocupaciones y conocer sus propuestas». Muñoz reclamó «diligencia» a los socialistas «ya que si no se entrega la propuesta en plazo nos arriesgamos a que haya libertad horaria del comercio en toda la ciudad».

El posicionamiento del PP sentó mal a los socialistas. «Para un acuerdo con el sector no necesitamos al PP, y no hace falta que recuerde que si este partido no hubiera aprobado este decreto, que no es una ley, no estaríamos en esta situación». Rivas dejó claro que el problema que se le plantea al pequeño comercio en Vigo «se debe a un Gobierno con un presidente de esta provincia».

En estos momentos son 22 las ciudades de España que se encuentran en la misma situación. Con los datos del 2015 se han sumado a la lista Burgos y Vigo.

El Concello sigue exigiendo seguridad antes de reabrir los mercadillos

La detención de Sinaí Jiménez y varias personas próximas en el marco de la investigación de una red de extorsión a los gitanos zamoranos que venden en los mercadillos no ha modificado la posición del gobierno vigués de mantener clausurados los de Bouzas y Coia, que se celebraban domingos y miércoles. En noviembre pasado, tras el tiroteo en la VG-20, el alcalde ordenó suprimirlos, situación que se mantiene.