Vulcano anuncia la construcción del primer dique seco de la ría

Años después el astillero vigués tuvo un dique flotante que solo estuvo operativo un año

Vulcano finalmente tuvo solo un año el dique flotante.
Vulcano finalmente tuvo solo un año el dique flotante.

«¿Es cierto, don Enrique, que su empresa piensa construir un dique seco?», preguntaba el periodista de El Pueblo Gallego Manuel Tourón. «Pero, ¿dónde se ha enterado?», respondía don Enrique, que no era otro que Enrique Lorenzo, propietario de los astilleros Vulcano y, más adelante, presidente de la Diputación de Pontevedra.

Era el anuncio, el 17 de febrero de 1957, del primer dique seco que se construiría en la ría. Florencio García Martínez, técnico del astillero, explicaba en el periódico vigués las características del nuevo elemento. Tendría capacidad para barcos de 15.000 toneladas de registro bruto, es decir, el 95 por ciento de la flota española del momento, incluidos los últimos petroleros botados en la época.

«Instalada en la parte izquierda de las factorías Vulcano, al mismo lado de donde será erigido el depósito de máquinas de la nueva estación de ferrocarril, en Espiñeiro, esta obra de gran utilidad para Vigo tendrá un costo de unos 45 millones de pesetas, utilizándose los proyectos de la moderna construcción de diques», se podía leer en el periódico.

El ingenio tendría 160 metros de eslora; 24, de manga; y 11, de puntal. «Llevará además una puerta intermedia con el fin de subdividir la longitud y varar barcos de menos tonelaje, no entorpeciendo así la posibilidad de que otra embarcación pueda utilizar su servicio», añadía el técnico del astillero ubicado en Teis.

Florencio García Martínez y Enrique Lorenzo añadían que habían calculado que la altura durante la bajamar alcanzaría 4,85 metros, mientras que durante la pleamar llegaría a los nueve metros, contando así con el calado suficiente para realizar las maniobras con seguridad.

El empresario recordaba entonces que unos años antes había tratado de comprar un dique flotante en Suecia, pero «una serie de dificultades» impidieron la operación.

Durante aquella entrevista, Enrique Lorenzo incluso «sopló» al periodista que otra empresa, ubicada en Moaña, tenía previsto también construir un dique seco todavía mayor al suyo al otro lado de la ría. Era Astilleros y Construcciones S.A. Para todos conocido como Ascón.

Finalmente, no se cumplieron los pronósticos, aunque años después Vulcano tuvo el dique flotante que aparece en la foto. Operó solo un año. Fue vendido en Canarias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vulcano anuncia la construcción del primer dique seco de la ría