El Gobierno da luz verde por fin a un tercer juzgado de familia en Vigo

e. v. pita VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Ya está nombrado el letrado judicial y falta que la Xunta contrate dos funcionarios

26 ene 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

El Ministerio de Justicia ha autorizado el nombramiento de un letrado judicial para completar el equipo del juzgado de refuerzo de Familia en Vigo de forma que funcione como un tercer tribunal. El último trámite que faltaba corría a cargo de la Secretaría de Gobierno y el cual se cumplimentó el viernes cuando nombró a una persona para este cargo, de forma que será «de inmediato operativa» en su puesto en Vigo.

A partir de ahora, será más rápida en Vigo la tramitación de divorcios y la adopción de medidas provisionales para los hijos de parejas en proceso de separación. Los tres juzgados permitirán poner al día las rupturas en la ciudad, lo que contribuirá a los casos de violencia de género.

El juez decano de Vigo, Germán Serrano, también consideraba ayer que la creación del tercer tribunal de Familia es inminente.

Ahora solo resta que la Consellería de Xustiza contrate a dos funcionarios de refuerzo de la bolsa de empleo para completar el equipo. La Xunta se comprometió a hacerlo en cuanto el ministerio nombrase al secretario.

El tercer tribunal de Familia ocupará la antigua oficina del refuerzo de preferentes, cerrado a finales del 2015, como sede. Está situada en un edificio de oficinas en la Travesía de la calle Coruña, a 300 metros de los juzgados y de la sala de vistas que usará.

La jueza de refuerzo de Familia ya está nombrada desde hace más de medio año y su misión consistió en ayudar a repartir la carga de trabajo del resto de magistrados. Pero solo contaba con el apoyo de dos funcionarios, con lo que su rendimiento no estaba optimizado por cuestiones de falta de personal para la tramitación burocrática. Aunque la jueza podía dictar sentencias, no tenía subalternos que le moviesen los papeles y tenía que recurrir a funcionarios antiguos, que de por sí ya estaban sobrecargados. Una vez que todo su equipo esté funcionando, la magistrada podrá aumentar sus sentencias.

Actualmente, los dos juzgados mueven más de 3.500 asuntos al año, lo que supone 1.700 pleitos cada uno, una carga de trabajo muy por encima del máximo que recomienda el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Con el tercer juzgado, la carga de trabajo se reducirá a 1.200 asuntos por sala, acorde con la media.

La prioridad que se marcarán los tres juzgados es reducir el atasco en los juicios de divorcio, que se demoran hasta 8 meses, y la adopción de medidas provisionales, que tardan 4 meses. De esta forma, una pareja con hijos que rompe su relación sentimental podrá agilizar mucho más los trámites judiciales para fijar, antes de que se celebre el juicio, la custodia de los hijos, el régimen de visitas, la pensión alimenticia y la distribución de la residencia. Además, los juzgados podrán revisar con mayor frecuencia la gestión de los tutores de los incapacitados para evitar desfalcos.

«Muchos mileuristas solicitan justicia gratuita para divorciarse»

El Colegio de Abogados de Vigo recibe cada año miles de solicitudes para obtener justicia gratuita. Uno de los capítulos más importantes es el referido a los pleitos de familia por divorcios, pensiones alimenticias o custodias de los hijos.

«Una gran parte de las peticiones de abogado de oficio son para solicitar la modificación de medidas, como por ejemplo una rebaja de la cuantía de las pensiones alimenticias. Los excónyuges piden la modificación cuando se quedan en paro, le rebajan el sueldo o va a un ere. Quienes tienen menos sueldo o caen en el desempleo pueden modificar las medidas y procede legalmente una rebaja de la pensión porque no tienen posibilidad de pagar un abogado y ejercen ese derecho», dice la coordinadora de justicia gratuita de Vigo, Asunción Álvarez.

La supresión de las tasas para personas físicas ha hecho reducir un poco las solicitudes de justicia gratuita en general pero así se ven muchos casos de morosidad, asuntos penales y asistencia a investigados y detenidos.

«Familia es un capítulo importante de la justicia gratuita porque trata asuntos como el divorcio o medidas en parejas de hecho con hijos porque cada vez hay casos de padres que no contrajeron matrimonio y, al haber más, también se producen más rupturas y más procedimientos judiciales», señala Álvarez.

Para obtener justicia gratuita, los solicitantes deben cumplir requisitos como el hecho de los ingresos del candidato no ha de superar el doble del salario mínimo aunque una reciente reforma eleva la cuantía en función del número de hijos a su cargo. «Aquí entran los trabajadores mileuristas. No es que tengas que estar en la indigencia, pues optar si ganas el doble del mínimo profesional, algunos que ganan menos de mil euros puede contratar un abogado particular si quieren pero habrá otros que pidan justicia gratuita. Hay muchos solicitantes que ganan 600 u 800 euros al mes», dice.

En los pleitos de familia, las víctimas de violencia de género tiene derecho a ser representadas gratuitamente por el turno de oficio, por ejemplo, para divorciarse de su maltratador o de pareja hecho y reclamar la custodia de sus hijos, «no importa lo que ganen».

En el 2014 y 2013 se registraron hasta 9.000 solicitudes de justicia gratuita, de las que 1.717 eran de familia. Todo apunta a que en el 2015 hubo un ligero descenso.

Sobrecarga de trabajo en unas salas que dirimen divorcios y custodias de hijos

Los funcionarios de familia iniciaron sus protestas en febrero del 2015 en las que advirtieron del colapso del tribunal por falta de medios y personal, tal y como denunció el sindicato Alternativas na Xustiza-CUT. A ello se unió que una jueza se tuvo que marchar y la sustituta apenas podía liberar trabajo porque solo tenía dos funcionarios de apoyo, por lo que se acumularon más tareas y la sala quedó empantanada. Los empleados de estos dos juzgados (primera instancia números 5 y 12) salieron a la calle y se unieron a los de violencia sobre la mujer para reclamar más medios. Su intención era buena porque veían que los casos de ruptura de parejas que se atrasaban en familia aumentaban la tensión entre las parejas mal avenidas y dañaban la convivencia en el hogar, lo que acababan en trifulcas o agresiones machistas.

En diciembre, antes de las elecciones, los funcionarios de familia y violencia de género se plantearon iniciar una huelga pero los primeros se descolgaron al tener noticias de que podrían llegar nuevos refuerzos. A ello contribuyó que el juez decano de Vigo presentase un informe en el que advertía a la sala de gobierno del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) de la sobrecarga de trabajo de estas salas especializadas en divorcios y custodias de los hijos.

La actividad de estos tribunales va a seguir creciendo, según los expertos, porque cada divorcio genera sus ramificaciones como una bola de nieve, de forma que un pleito dura décadas.