«Descubrimos al turista cómo se coge el marisco o cómo funcionan las bateas»

La plataforma de actividades náuticas cumple un año con clientes en toda Galicia

.

vigo / La Voz

El potencial turístico del mar está sin explotar. Así lo entendieron Pablo Mariño y Jacobo Camba, que el año pasado fundaron Bluscus en Vigo. Esta plataforma on-line se centra en el turismo marinero. Ofrece actividades de ocio cuyo hilo conductor es la tradición pesquera y gastronómica. Ahora ya organizan actividades en toda Galicia, desde paseos en velero a las islas Cíes con submarinismo para conocer la fauna hasta escuchar a una mariscadora cómo se recogen bivalvos en las playas o un recorrido por bodegas de las Rías Baixas probando la combinación de los vinos gallegos con los productos del mar. El trabajo de Mariño le permite aspirar, con su socio, al premio a mejor empresario joven del año.

-¿Cómo explican el concepto de turismo marinero?

-Viajar de forma diferente. Es la unión de ofertas de ocio de actividades náuticas y pesqueras. Por ejemplo, ver cómo se recoge el marisco pero también degustarlo después en un barco velero, tras un showcooking. Ofrecemos una experiencia completa a los visitantes. Vimos mucho potencial en Galicia y que no había nada parecido. Somos la primera plataforma on-line que da estos servicios.

-¿Solo ofrecen propuestas de ocio en el mar?

-Tenemos también actividades en tierra. Rutas en bicicleta por la costa, rutas para conocer bodegas o los molinos de agua do Rosal. También tenemos actividades en el río Miño y el Sil.

-¿Cómo se gestó Bluscus?

-En el 2009 conocí a Jacobo Camba en Lisboa y descubrimos algunas propuestas que se estaban haciendo allí. Ambos somos expertos en turismo y márketing y decidimos comenzar el proyecto.

-¿Quiénes contratan más sus actividades: gallegos, españoles o visitantes internacionales?

-Nuestro motor son los gallegos, pero también tenemos clientes de Madrid, Barcelona y Portugal. En el 2016 queremos aspirar al mercado nacional de turistas, lo abordaremos a partir de abril.

-¿Preparan nuevas actividades?

-Trabajamos en una línea de rutas de senderismo por la costa.

-¿Qué le muestran a un turista que llega a la costa viguesa?

-Le ofrecemos la actividad que se realiza. Le descubrimos cómo se recoge el marisco o cómo se trabaja en las bateas, por ejemplo. Después les hablan las mariscadoras, que explican cómo se organizan el trabajo y la lucha que tienen para defender sus tierras y que se respeten las vedas. Estamos dentro de la carta de turismo responsable y solo elegimos a colaboradores que comparten este criterio de respeto al medio ambiente. Le damos un giro a las actividades para ofrecer algo distinto respecto a la competencia. Ponemos en valor los recursos para crear una conciencia en los turistas.

-¿Y hacia dónde quieren orientarse en los próximos años?

-Antes de lo previsto hemos puesto en práctica una serie de eventos para que las empresas asocien su marca con una experiencia turística relacionada con los productos de Galicia, fundamentalmente del mar, pero también compartidos como los vinos. Personalizamos la actividad para ellos. También queremos crecer y organizar actividades en Asturias, Cantabria, País Vasco o Portugal. Faro, como villa marinera, sería uno de los puertos elegidos. Tenemos reconocimiento en Galicia y el apoyo de las instituciones, pero queremos seguir creciendo.

-El pasado verano fue el primero que funcionaron...

-En julio y agosto trabajamos muchísimo. En septiembre también, pero menos. Hicimos un evento especial que gustó mucho: una goleta con un concierto en directo. También preparamos una visita a la isla de San Simón que terminó con un cóctel en el museo de Meirande.

-Ya no trabajan solo en Vigo, ¿no?

-En el Sil ofrecemos un paseo en barco para dieciséis personas que incluye también un recorrido por mar. Primero se trata de conocer los viñedos y después, de hacer submarinismo. En las Rías Baixas ofrecemos la práctica de snorkel entre las bateas o rutas en kayak.

-Aspiran a obtener el galardón de mejor empresario joven.

-Un premio así sería una buena forma de ayudarnos, de reconocer nuestro esfuerzo.

Votación
0 votos
Comentarios

«Descubrimos al turista cómo se coge el marisco o cómo funcionan las bateas»