Cabalgando sobre Dinoseto

jorge bravo VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

CEDIDA

La mascota viguesa sufre agresiones nocturnas continuas

20 sep 2015 . Actualizado a las 12:54 h.

Volvió a ocurrir, pero en esta ocasión ningún vigués les detuvo. Tres jóvenes aprovecharon durante la pasada jornada de fiesta para cabalgar sobre el malogrado lomo del Dinoseto, en mal estado por el sol que le ilumina cada mañana. Decidieron presumir de su vandálica hazaña y publicaron la foto en su muro Facebook. Sus amigos les llamaban «cracks» en el perfil de la red social, mientras se reían del asunto: «ese setodino... jajaja» y «esa borrachera de la buena» son los comentarios que siguen la foto.

El perfil humorístico de Facebook DinoSeto se hizo eco de la fotografía, que recibió 485 me gusta y fue compartida más de 70 veces. Los usuarios reprochaban la actitud de los jóvenes a la vez que pedían que fuesen identificados y abonasen la correspondiente multa. Este suceso llega después de que un hombre recibiese un puñetazo en la nariz por recriminarle a un joven que escalase al dinoseto. A.P.M., de 19 años de edad, le partió el tabique nasal al ciudadano que intentó evitar este acto vandálico.

La consecuencia de ambos factores, vandalismo y mal cuidado, es que la planta se está secando irremediablemente. La estructura metálica que aguanta la planta ya es perfectamente visible, ofreciendo la imagen de un vegetal enfermo. El Concello intentó remediar la situación colocando una plataforma para poderse hacer fotografías, pero algunas personas con su conducta incivilizada impiden que la planta pueda recuperarse.

No han sido estos los únicos actos que han deteriorado el estado de la ornamentación pública en las calles y plazas de la ciudad. En el parque Charlie Rivel, en el monte de O Castro, fue retirado el oso de piedra que llevaba varios lustros adornando el entorno tras deformarle la cara y realizarle pintadas. Un caso aún más reincidente es el de la estatua situada en la calle del Príncipe, dedicada a Castro, el vendedor de prensa. El Concello ha tenido que reponer en múltiples ocasiones el periódico que lucía durante una de sus populares acrobacias. Actualmente le falta ha dicho ornamento hasta el dedo.