Piden 8 años de cárcel por una falsa venta de suelo para un hipermercado

e. v. pita VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

El implicado habría estafado 3 millones por tierras en un polígono de Bembrive

19 sep 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

El administrador único de la sociedad Consulting Inmobiliario Inmovivienda SL, el vigués Jorge Juan M.G., se enfrenta a 8 años de cárcel por, supuestamente, estafar a un agente inmobiliario de Madrid al que habría cobrado por adelantado 2,9 millones de euros por la venta de 120.000 metros cuadrados de suelo en el polígono de Baruxáns, en Bembrive, donde planeaba montar un hipermercado en el 2005. El problema es que le faltaban tierras por comprar y, supuestamente, falsificó los contratos de venta.

El juicio se celebrará el próximo martes en la Quinta Sección de la Audiencia en Vigo.

Los hechos se remontan a principios del 2002 cuando el acusado conoció en Vigo a un comprador de Madrid que compraba suelo en distintas ciudades para entidades que estaban interesadas en instalarse en ellas. Ese año, el implicado buscaba terrenos para una gran empresa mayorista de distribución alimentaria que quería montar uno de sus establecimientos en Vigo.

El implicado se hizo pasar por agente de la propiedad inmobiliaria y se ofreció a conseguir el suelo en el Plan Parcial del Polígono II de Baruxáns, en la parroquia de Bembrive, y lograr la financiación para ello, pues se jactaba de que en Vigo tenía grandes facilidades con los bancos.

Según el escrito fiscal, ambos se asociaron para adquirir las parcelas y acondicionarlas, así como urbanizar el terreno y dejarlo listo para montar el establecimiento así como otras sociedades que también querían instalarse en Vigo. La idea era entregar el terreno urbanizado a los compradores finales a cambio de un precio. Cada socio debía aportar la mitad del dinero y repartirse las tareas. El acusado compraría el suelo y obtendría la financiación y el madrileño conseguiría clientes para que instalasen sus establecimientos. La actividad estaría canalizada por Consulting, hasta entonces inactiva.

Entre octubre del 2002 a marzo del 2003, el acusado Jorge Juan M.G. envió fotocopias de 30 contratos que aparentemente celebraba con los dueños de las fincas de Baruxáns, a los que pagaba el 10 % del precio total pactado mediante cheques. De esta forma, justificaba ante su socio el pago de 200.000 euros como anticipo y la necesidad de más dinero, que la víctima enviaba a Consulting sin saber que no se había cerrado ninguna venta. A 3 de mayo del 2004 había aportado 611.800 euros. El dinero no iba a las fincas sino a gastos propios del acusado y al pago de una agencia inmobiliaria a la que le encargó comprar suelo pese a que él se había comprometido a hacer la compra personalmente. Dicha agencia pudo hacerse con 43.000 metros cuadrados, la mitad del polígono.

En agosto del 2004, llegó el momento de vender las parcelas al mayorista por 5,9 millones. Consulting percibió un tercio. También le aportó 12 millones de un crédito de Cajamadrid pero el acusado habría gastado el dinero en fines ajenos y daba excusas al socio por el retraso. El negocio se malogró, el banco ejecutó la hipoteca y quedó un desfalco de 5,9 millones.