Crecimiento por arrastre


El Banco de España acaba de revisar sus previsiones de crecimiento ocho décimas, hasta el 2,8 %. ¡Ocho décimas de crecimiento! Suena extraño. Hasta hace dos días estábamos soñando con un crecimiento trimestral positivo y, cuando empezaron a llegar los buenos datos, no augurases tres décimas, nadie te creería ¿Tres décimas? ¡Imposible! Las cosas están cambiando, especialmente en España, y digo España porque aquí las tormentas de la crisis aún no han amainado. Todo el territorio nacional, a excepción de Asturias, Castilla-La Mancha y Galicia, ha entrado en una espiral de crecimiento envidiable. Qué tienen ellos que no tengamos aquí, se preguntará. Lo primero, consumidores; pero también inversores, y gasto público. Esas tres variables -consumo familiar, inversión privada y gasto público- son, y en ese orden, las que están generando, en este momento, el crecimiento nacional.

No hay que ser un genio para darse cuenta de que en Galicia apenas se crean nuevos hogares. Y no se constituyen, en primer lugar, por la elevada tasa de paro que retiene a los jóvenes en los hogares paternos, y en segundo lugar porque nuestra pirámide de población está profundamente envejecida. La inversión empresarial vive rehén del sector industrial y, aunque este mejora su pulso vital, seguimos siendo demasiado dependientes del naval y de la automoción; es decir, Galicia no puede crecer al ritmo de España teniendo tocado el tejido económico de Vigo y Ferrol. Y, por último, está la austeridad de la Xunta, que ya no es pertinente. 

Con todo, no crea que estoy en el discurso de la derrota. Solo transmitir que esas ocho décimas, aunque no reflejan nuestra realidad, son igualmente maravillosas, porque si España crece, también lo haremos usted y yo. El crecimiento nacional tiene efecto arrastre: lo acabaremos viendo, de hecho creo que ya lo vemos. Pero como todo ente arrastrado en cuesta arriba, no aspire a tener la misma velocidad que quien tira de usted. A diferencia del resto de españoles, este año no llegaremos al 3 % de crecimiento anual, quizás al dos. No se lamente. Nada hemos hecho por cambiar nuestro destino.

Venancio Salcines es presidente de la Escuela de Finanzas.

Votación
20 votos

Crecimiento por arrastre