«No he hecho un libro para ridiculizar a los alumnos que me aguantaron»

José Luis Sáez, profesor de Empresariales de Vigo, trata de desdramatizar con humor respuestas equivocadas en su "Antología del disparate contable"


vigo / la voz

Hasta ahora se había publicado en España la Antología del disparate, pero nunca la Antología del disparate contable. Es lo que ha hecho el profesor de la Escuela de Empresariales de la Universidad de Vigo, José Luis Sáez Ocejo, quien esta tarde a las 19.45 presentará su obra en la misma escuela universitaria (Torrecedeira, 105).

-¿Guardan alguna relación?

-Como cuento en la introducción del libro, cuando aún era estudiante cayó en mis manos la Antología del disparate de Luis Díez Jiménez. Aquello fue una catarsis para mí, me evadió de todo un curso de curre.

-¿Qué le quedó de aquel libro?

-Frases como «un meandro es un lugar donde se mea» o «Jesucristo murió junto a otros dos personajes, uno a cada lado, que eran sus guardaespaldas». Las risas que me eché me permitieron relajarme y me quedé con la copla.

-¿Cuándo decidió emular a Díez Jiménez?

-Antes de terminar la licenciatura di clases particulares de contabilidad, que me metieron el gusanillo de la docencia, a la que me dedico ahora. En esos años de profesor examiné a muchos alumnos y, aunque les tengo un gran respeto porque son todos como mis hijos académicos, la realización de aquellos exámenes me retrotrajo a las lecturas de mis 17 años y me hicieron sonreír.

-¿Cúales son las respuestas más simpáticas que refleja en su obra?

-Es difícil valorar cuál es mejor porque es un libro pensado para gente que sabe algo de contabilidad financiera. Hay muchas contestaciones simpáticas porque han pasado muchos alumnos. En una ocasión se preguntaba si se puede registrar a Messi o Ronaldo como activo en una empresa. Una de las respuestas era: «Solo en casos excepcionales, al igual que Belén Esteban en Tele 5». En otra cuestión se planteaba a qué área contable pertenecen las vacas para una central lechera. La respuesta era: «Para una central lechera las vacas son clientes, ya que le suministran materias primas». Cuando se preguntaba por la documentación que se ha de presentar al depositar las cuentas anuales en el registro mercantil, según la ley, la contestación era: «La que sea procedente». Si de lo que se trata es de explicar la diferencia entre gastos e inversiones, algún alumno escribía: «Las inversiones son rentables, los gastos no, ya que si se invierte en construcciones, por ejemplo, con el paso del tiempo lo que yo he invertido es inferior a lo que yo recibiría si vendiera, por ejemplo. De las inversiones, el 90 % de las veces obtengo beneficios, mientras que de los gastos obtendré pérdidas». Son solo algunas curiosidades.

-¿No teme que los alumnos se puedan sentir ridiculizados?

-Quiero dejar claro que la recopilación de esta antología no la he hecho con el fin de ridiculizar a aquellos que tuvieron la mala suerte de aguantarme. Todo lo contrario, hay que dignificar al alumno. Se trata de desdramatizar una mala o equivocada respuesta a una pregunta de examen para evitar en lo posible no volver a meter la pata. Yo también he sido alumno y si un profesor mío hubiera hecho una obra así, estaría incluido dentro de las perlas que se citan. Independientemente del tema del cachondeo y con todo el respeto del mundo, quiero desmitificar la contabilidad.

-¿Es ese el objetivo del libro?

-Ese, y ayudar como técnica docente. Unas veces se ríen, otras no. Todo depende del mundo del conocimiento. Estamos en Bolonia y hay que hacer la docencia más agradable, si no, es un coñazo. Este tipo de libro lo hacemos gente a la que nos gusta dar clase. En la actualidad se valora más la investigación que la docencia y somos profesionales, por lo que debemos de hacerla atractiva.

-¿Cómo se estructura la obra?

-Tiene dos partes. Una de respuestas a preguntas cortas que se han ido recopilando en exámenes a lo largo de veintitantos años. Y luego está la otra parte de las soluciones.

-Con independencia del aspecto humorístico, ¿es de utilidad?

-Sí, porque permite a los alumnos disponer de preguntas tipo de exámenes. También es útil para los profesores de contabilidad al tener más de trescientas preguntas. El gancho es el aspecto lúdico.

.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

«No he hecho un libro para ridiculizar a los alumnos que me aguantaron»