Localizan restos romanos en las obras de la calle García Barbón

Nunca antes se habían hallado vestigios de época tan antigua en la zona


vigo / la voz

Las primeras catas arqueológicas previas a las obras de humanización de la calle de García Barbón, en el tramo entre la iglesia de Santiago de Vigo y la confluencia con la calle de Serafín Avendaño, han permitido localizar restos de época romana, todavía sin concretizar demasiado. Lo más interesante de todo el material localizado es la presencia de un muro mal conservado, que aún no se ha identificado plenamente, aunque ayer tarde ya había sido cerrada la zanja con hormigón. El interés de este muro radica en que es la primera vez que se encuentran estructuras de época romana en un punto tan alejado del mar en el yacimiento de Rosalía de Castro.

Asimismo, también han aparecido restos cerámicos de época romana, aunque este tipo de materiales sí que han aparecido en los alrededores. No hace demasiado, durante el control arqueológico efectuado en un solar situado en la confluencia de las calles de García Barbón con Canceleiro, también aparecieron restos de cerámica romana en niveles correspondientes a la antigua playa.

En el primero de los sondeos, los operarios localizaron una estructura de piedra en muy buen estado, construida con el «cachote» típico de las estructuras pétreas romanas, aunque las primeras valoraciones realizadas por los especialistas apuntan a que se trata de una tajea de canalización data en el cambio del siglo XIX al XX. Otras fuentes consultadas por este periódico no descartan que se pueda tratar de un muro más antiguo, ya que las tajeas tradicionalmente están realizadas con perpiaños con tapa.

De momento, la empresa de arqueología encargada de estas catas ha realizado tres sondeos espaciados unos de otros por unos cincuenta metros aproximadamente. Está previsto que todavía se realicen otros diez más, por lo menos. El método de trabajo consiste en abrir una zanja de dos por dos metros, tomar toda la información de lo que se encuentre y cerrarla con hormigón para seguir adelante. Ayer, por la tarde ya estaban cerradas las tres primeras zanjas y se trabaja en la apertura de otras tres nuevas.

Los trabajos aprobados por el gobierno municipal consisten en la renovación de las redes de abastecimiento y saneamiento de la calle, y tiene un presupuesto de dos millones de euros. La siguiente fase de estos trabajos se extenderá hasta la confluencia con Rosalía de Castro, y la tercera y última llegará hasta la confluencia con la calle de Sanjurjo Badía.

La longitud de actuación de esta primera fase es de casi medio kilómetro. Está previsto en el proyecto la renovación de 1,5 kilómetros de tuberías de saneamiento y pluviales, y 800 metros de canalizaciones de agua potable. También se colocarán setenta árboles, cincuenta puntos de luz, veinte bancos, quince papeleras, así como nuevas jardineras. En el proyecto se contempla el mantenimiento del carril reservado a la circulación de buses y taxis, a pesar del aumento de las aceras.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Localizan restos romanos en las obras de la calle García Barbón