Los recortes en el cheque social bajan las solicitudes a la mitad

Los solicitantes tendrán que esperar hasta el mes de septiembre para recibir la ayuda, coincidiendo con las vacaciones de los funcionarios

Las colas para pedir el cheque social terminaron ayer, ahora los solicitantes deberán esperar a septiembre para recibir la ayuda.
Las colas para pedir el cheque social terminaron ayer, ahora los solicitantes deberán esperar a septiembre para recibir la ayuda.

vigo / la voz

Un mes ha pasado desde que la lonja del Concello abrió una oficina extraordinaria para tramitar las ayudas del cheque social. Un mes de colas de la desesperación, de nuevas oficinas por el colapso de le central, de horarios extraordinarios de tarde para dar cabida a las avalanchas de ciudadanos que acudieron a pedir esta ayuda que ofrece el Concello de Vigo. Y el saldo de este mes es sorprendente. La cifra de solicitudes para el Programa municipal de axudas extraordinarias a familias para gastos de aloxamento, subministros e alimentación ha descendido a casi la mitad. La cifra aún no ha trascendido, pero se estiman en unas 1500. Respecto al año pasado, supone un descenso del 50 %, ya que fueron 3030 solicitudes en el año 2013.

Este descenso se debe a los recortes planteados por la administración local, en forma de agresivos requisitos. Estos han sido endurecidos con respecto al año pasado: Obligatoriedad de tres años de padrón de todos los miembros de la unidad familiar, cuando el año pasado solo se pedía estar empadronado; el permiso de residencia, que no se solicitó el año pasado o tener ya el aviso de corte de luz, cuando solo se requería el tener facturas impagadas el pasado año.

El año pasado, de las solicitudes presentadas, solo un 40 % de los solicitantes lograron la ayuda, desestimadas la mayoría por incumplir requisitos como cobrar más de 150 euros o no estar empadronados en la ciudad. Los solicitantes se quejaban de que no recibían, por parte de la administración, ninguna certificación de haber entregado todos los papeles, por lo que si se traspapelaban se encontraban sin posibilidad de reclamo. El endurecimiento de los requisitos de este año apunta a un resultado similar al del año anterior, a pesar de que hay presupuesto de sobra para dar cabida a todas las solicitudes.

Ahora, los ciudadanos que han requerido esta ayuda pasarán una larga travesía por el desierto que concluirá en septiembre, como muy pronto. Ya el año pasado, debido al alto número de solicitudes y las vacaciones estivales, se retrasaron la resolución de todas las solicitudes. Además, este año no se comenzará a entregar el dinero hasta que no hayan sido estudiadas y resueltas todas ellas; lo que contrasta con el año pasado, cuándo se entregaron en septiembre cuando aun faltaban 300 por resolver y que llevó al interventor a presentar un duro informe de crítica en el proceso de resolución.

El Concello, según explican las bases publicadas, divide la cantidad presupuestada en dos. La primera es de 1.800.000 euros y se destinará a las ayudas aprobadas en la primera resolución. Una segunda partida de 200.000 euros espera al período de reclamaciones, que se podrán realizar en el primer mes desde la resolución en el mismo organismo y dos meses en el contencioso-administrativo si se le rechaza el primer recurso. El pasado año, cuando se anunció que habían sobrado 100.000 euros, el Concello no sabía en qué se invertirían. Este año sí se establece que se dedicará el remanente al Programa de prestacións individuais non periódicas de emerxencia social.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Los recortes en el cheque social bajan las solicitudes a la mitad