Toralla desata la polémica entre residentes y propietarios de perros

El arenal repite por segundo año consecutivo como playa para canes


vigo / la voz

Los primeros días de Toralla como playa de perros se pueden resumir en indignación por parte de los residentes de la isla y peticiones para ampliar el horario del lado de los propietarios de canes.

La tensión que se respira entre ambos bandos contrasta con la discreción con la que fue hecho el anuncio. Aurora Costas tiene dos perros y su amiga Cristina Soutullo seis. Ambas se enteraron de la habilitación de la playa por la página de Facebook Espacios libres solo para perros, que fue la encargada de hacer el aviso oficial ya que ni el alcalde ni la concejala de Medio Ambiente, Chus Lago, lo comunicaron.

Costas y Soutullo coinciden en que Toralla «se queda pequeña para los 30.000 perros de Vigo. Y eso son solo los censados». Además, se quejan de que en el sur de España «hay un montón de playas para perros, pero en Galicia solo tenemos la de O Grove y esta».

Propietarios increpados

Belén Martínez y sus tres perros fueron víctimas de gritos a su llegada a la playa el pasado miércoles. «Llegué a las 19.05 y lo pasé fatal porque estaba sola y tenía que romper el hielo. Un médico me dijo que lo que hacía era malo para la salud». Belén, temiendo que esto pudiera pasar, había llamado a la policía para informarse de si, en efecto, Toralla se había habilitado para perros. Tras recibir confirmación, se aventuró en el arenal pero el recibimiento le dejó un mal sabor de boca. «Los bañistas llamaron a la policía y se pusieron de pie esperando a ver si me llamaban la atención. La policía ni bajó a la playa, se quedó arriba porque sabía que yo tenía derecho a pasear a mi perro. Me sentí protegida por la policía», explica.

Susana Domínguez tiene menos experiencia ya que su perro, Leo, solo tiene ocho meses. Aún así, no duda en manifestar su descontento con la playa elegida. «Venimos desde la avenida del Aeropuerto. Podían habilitar la del Matadero de Alcabre o alguna en Teis, como la de ETEA que está sin uso». El consenso entre los amantes de los perros es que el horario es insuficiente. «Te apetece bañarte con tu perro y no puedes, porque luego a la sombra no te secas», comenta Belén haciendo referencia a la prontitud con la que el sol se oculta en Toralla.

Indignación vecinal

Aunque el arenal repite por segundo año consecutivo como espacio libre para perros (de siete de la tarde hasta las ocho de la mañana del día siguiente), los ánimos siguen caldeados y todavía se arrastra el rencor del año pasado.

La principal polémica surge por los excrementos que dejan los animales a su paso por la playa. El pequeño paseo de bajada al arenal es inaccesible para las máquinas de limpieza, que sí pueden actuar en lugares amplios como O Vao o Samil. Los contrarios a la presencia de canes argumentan que «molestan a los bañistas, saltan sobre ellos, mean en las toallas y asustan a los niños» y una vecina asegura que «las mariscadoras se quejan de que les cuesta vender el material recogido en una playa donde orinan perros».

«Una aberración, un disparate, un desastre, una vergüenza, un ataque para adultos y niños». Así de contundente se muestra Beatriz, una veterana residente de la isla. «¿Pero dónde se vio tal cosa? ¡Los perros sueltos a las siete de la tarde! Un día va a pasar una desgracia y a ver quien se hace responsable», predice. Otra vecina se queja de que en la entrada de la playa haya un cartel que reza «prohibido perros», pero que no se cumpla tal mandato.

«Pagamos impuestos igual que el resto, ¿por qué tenemos que sufrir los caprichos de la concejala?», se lamenta una tercera residente. «Cuando sube la marea, suben los excrementos que dejan los perros y las mariscadoras están furiosas porque no pueden vender su material. Fueron las que más lucharon el año pasado para impedir la habilitación y este año lo vuelven a sufrir», añade. «El alcalde promete muchas cosas que luego no cumple. Le interesan más los animales que las personas».

Concentración

Los residentes de la isla prometen no quedarse de brazos cruzados y anuncian pelea un año más. Por su parte, la organización Espacios al aire libre solo para perros ha organizado una concentración para el domingo 13 de julio donde reclamarán más espacios específicos para dejar sueltas a las mascotas. El tiempo dirá.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Toralla desata la polémica entre residentes y propietarios de perros