Conversaciones entre cetáceos

Investigadores gallegos desarrollan un sistema que logra detectar de forma automática los sonidos de estos animales en el mar y estudiar su ubicación


Vigo / La Voz

Nadie diría que bajo las aguas marinas existe una inmensa y peculiar comunicación entre cetáceos. Aunque a simple vista desde una embarcación no se detecte nada, la vida acústica es extraordinaria. En el caso de los delfines, son capaces de realizar una amplia gama de sonidos: silbidos de frecuencia modulada, ráfagas de impulsos y clics similares a los chasquidos. Un sistema desarrollado en el centro de investigación AtlantTic de la Universidade de Vigo con la colaboración del Cemma (Coordinadora para el Estudio de los Mamíferos Marinos) ha desarrollado un software para detectar y diferenciar esos sonidos de forma automática sin necesidad de contacto visual. No solo eso, sino que permite obtener información sobre lo que hay alrededor o saber dónde están situados.

A partir del trabajo de fin de máster del ingeniero Pablo Crespo, dirigido por el profesor Antonio Cardenal, del Grupo de Tecnologías Multimedia (GTM), es posible localizar cetáceos y diferenciar sus sonidos. Consigue ahorrar horas de escuchas, como sucedía hasta ahora, al activarse la grabación con el sonido, según explica Cardenal. Se trata de un gran avance, teniendo en cuenta que en Galicia la investigación sobre cetáceos se encuentra en una fase muy incipiente, tal como destacan los investigadores.

«Para la detección de chasquidos fue fácil diseñar el software, utilizamos métodos clásicos de reconocimiento, pero para los silbidos aplicamos un parámetro que se emplea en los codificadores de audio, como por ejemplo el MP3, denominado índice de tonalidad», comentan los científicos. Este parámetro intenta determinar si una señal es tonal (por ejemplo, similar a la de una flauta) o ruidosa (un tambor). Aplicado a las grabaciones subacuáticas permite separar silbidos de delfines del ruido del fondo, un sistema que ha dado muy buen resultado.

Aunque ya han conseguido diferenciar algunas especies, dentro de cada una de ellas pueden existir a su vez diferentes sonidos en función de la situación en la que se encuentren: desplazándose, comunicándose o buscando sustento. Además, unos cetáceos emiten sonidos más elevados que otros, como es el caso de los delfines o cachalotes (más altos) frente a las ballenas comunes, que son más bajos, pero se oyen a más distancia. La idea es continuar la investigación para identificar el mayor número posible de especies.

El trabajo de AtlantTIC partió de una gran base de datos de grabaciones de distintos tipos de cetáceos de la Coordinadora para el Estudio de los Mamíferos Marinos (Cemma). En ellas tenían marcado en qué momento existía algún sonido y a qué animal correspondía.

Esas grabaciones de la Cemma fueron realizadas para el proyecto LIFE+InDeMares, Inventario para la designación de las especies marinas en el Estado español, una iniciativa europea que agrupa a varias asociaciones e instituciones a nivel nacional.

«Hicimos muestreos visuales y acústicos en el Banco de Galicia y el Cañón de Avilés, llevamos un hidrófono muy modesto que aprendimos a manejar sobre la marcha y tuvimos que idear un sistema para que no se hundiera», explica el investigador y coordinador de la campaña del Cemma José Martínez Cedeira.

«Grabamos cosas que no nos habíamos imaginado que había. Nos encontramos incluso en las grabaciones una ballena jorobada, fue increíble», comenta Juan Dios, otro de los científicos que participaron en la campaña.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Conversaciones entre cetáceos