Una playa alejada de la costa

El río Tea, en Covelo, ofrece un entorno acondicionado para el baño


Covelo / La Voz

Ahora que el calor aprieta y parece que por fin ha vuelto el verano, los atascos para ir a las playas se repiten y para encontrar un hueco para la toalla se necesita un curso avanzado. Pero la costa no es la única opción, en el municipio de Covelo, la playa fluvial de Maceira es todo un éxito donde mayores y pequeños disfrutan del buen tiempo.

A las orillas del río Tea hay un área habilitada con piscinas para niños y un largo tramo de río que discurre de forma circular alrededor de un islote unido por un puente medieval. La playa cuenta con zonas de hierba y de arena, bordillos que delimitan los márgenes del río y un chiringuito en el que ofrecen desde helados hasta mojitos. Está acondicionada con mesas de piedra, baños y a escasos metros cuenta con un parque infantil.

Los fines de semana hay mucha afluencia, por lo que se recomienda ir pronto para encontrar un sitio para aparcar. Durante la semana muchos jóvenes se acercan a Covelo para redescubrir este paraíso fluvial que conocieron cuando eran pequeños. «Nos apetecía hacer algo diferente y se nos ocurrió venir al río Tea donde jugábamos cuando éramos pequeños», comenta un joven de 20 años de Vigo. Covelo es también la opción elegida por muchas familias como la de Yolanda Díaz que se acercan todos los veranos desde Mondariz para disfrutar de un día en familia. «Es un paraje natural donde puedes desconectar durante unas horas», explica.

Desde la oficina turística de Covelo recalcan la diversidad de parajes que este municipio ofrece al visitante. Distintas rutas de senderismo que recorren el río y la montaña como: la ruta do río Xabriña, Poza Piñeiro, dos Carranos y la ruta Aqa. Desde el Concello también ofrecen rutas guiadas los sábados de julio y agosto.

A pesar de que la mayoría de los usuarios están encantados con este paraje, también se escuchan algunas críticas. Desde la apertura del Cámping Maceira, a escasos metros de la playa fluvial, el acceso en coche se ha complicado. «El pasado domingo abrieron el cámping y desde entonces han cortado el acceso en coche, los usuarios se han quejado pero al final el Ayuntamiento ha preferido hacer caso a los dueños de la concesionaria del cámping», comenta Belén, responsable del chiringuito. Los usuarios no entienden porque no se habilita una zona para aparcar, «hay mucha gente y es imposible dejar el coche cerca y luego bajar con los niños y las neveras es un problema», explica Ana Ledo. El cámping se construyo hace unos nueve años pero no fue hasta este mes que abrió sus puertas.

No solo los gallegos se dan cita en esta playa alejada del mar. Portugueses, franceses, holandeses y suizos son asiduos a este lugar. Aunque esta playa fluvial no es exactamente fácil de encontrar, estos parajes se convierten en un éxito gracias al boca a boca. Así es como llegó a este lugar Meli Silva, «hace unos años, unos amigos me hablaron muy bien de la playa fluvial de Maceira y desde entonces vengo cada verano», comenta. Este municipio también cuenta con la playa de Barciademera y con una piscina municipal.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Una playa alejada de la costa