«No podemos estar dando saltos y mirando dónde colocamos el pie»


A la altura de la mitad de la calle Betanzos se ubica el establecimiento Dorian Peluqueros. La dueña, María Dorinda Vigo, no tiene reparos en desahogarse por el mal estado en el que se encuentran las aceras: «Llevo veinte años en el barrio, y concretamente en esta calle, siete. No recuerdo ni un arreglo», reconoce enfadada. «Abrieron para el gas, pero lo que es una mejora en condiciones, me falta contar una primera vez», añade. María Dorinda, al igual que el resto de vecinos, ve cómo en las calles aledañas, ya sea en la rúa de San Pedro o en la de las Angustias, se han llevado a cabo diferentes acciones y se esperan futuras, pero admite frustrada que con la calle Betanzos es «como si estuviésemos aislados». Por una y otra acera hay dificultades, «si vas con un carrito infantil no puedes pasar, porque está completamente desnivelada. Si vas por la otra, las losas están levantadas, y en los días de lluvia te llega el agua por las rodillas».

A pesar de tanta promoción del año santo y del arreglo de la ciudad para ello, estos vecinos ven cómo todo planea mejorarse menos su calle: «Vamos a llegar al próximo Xacobeo, y esto sin arreglar», lamenta la peluquera. La petición no parece ambiciosa «necesitamos una acera. No podemos estar pegando saltos y mirando dónde vamos a colocar el pie». Y es que, como ella misma concluye, lo que piden no son «marquesinas ni jardines», sino una acera decente por la que poder transitar.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«No podemos estar dando saltos y mirando dónde colocamos el pie»