Despedida de las abejas «okupas» de A Cañiza

El servicio del centro de salud se traslada a Arbo este fin de semana para que se pueda realizar una fumigación


Llegaron la primavera del 2009. Los primeros aleteos se empezaron a escuchar en abril, aunque no saltó la alarma hasta el mes de julio. Un enjambre de abejas había elegido el centro de salud de A Cañiza como residencia. De anécdota se pasó a inconveniente y de problema a su consecuente solución. Casi un año después de que aparecieran los primeros insectos, el Sergas ha tenido que intervenir.

La gerencia de atención primaria del área sanitaria de Vigo informó ayer de que este fin de semana se realizarán trabajos de fumigación durante el fin de semana. La medida obliga a que la actividad que normalmente se realiza en el Punto de Atención Continuada tenga que ser trasladada al vecino municipio de Arbo.

Hasta allí acudirán el médico, la enfermera y el celador que prestan servicio de emergencias a partir del sábado a las 15.00 horas. Por eso los enfermos que necesiten de sus atenciones, ubicados en los municipios de Crecente, A Cañiza y Arbo, tendrán que desplazarse a la zona para ser tratados. La medida se alargará hasta el lunes, puesto que después de las tareas de fumigación el edificio debe quedar durante 24 horas desalojado.

Difícil acceso

Según parece, las abejas se encuentran en un lugar de difícil acceso, en las cámaras y el techo del edificio asistencial, por lo que se va a tener que emplear un sistema especial para su eliminación que resulta incompatible con que exista gente en el edificio.

La medida da respuesta a las quejas de usuarios y personal, que el año pasado expresaron su preocupación por la existencia de estos insectos en el edificio. Según relataron desde CIG Saúde, existía el miedo a que provocaran picaduras en los vecinos. Además, provocaban problemas en la ventilación del edificio, puesto que los animales entraban por los conductos del aire, las ventanas y los huecos de las persianas hasta quedarse atrapados entre las ventanas. La situación provocaba que, pese al calor, los efectivos tuvieran problemas para airear las estancias por el riesgo de que se introdujeran en el interior del edificio.

La gerencia de atención primaria pidió ayer disculpas por los cambios realizados en el servicio y las molestias que pudiera provocar a los vecinos los traslados durante el fin de semana al centro de salud de Arbo.

En principio, la medida solo afecta al centro de salud municipal, puesto que no se tiene constancia de más enjambres en otros edificios del casco urbano del municipio.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Despedida de las abejas «okupas» de A Cañiza