Prueban en hipertensos gallegos que los medicamentos son más efectivos por la noche

Los médicos diseñan tratamientos personalizados que indican a los enfermos a qué hora administrarlos

El aparato midió la tensión de José González durante dos días
El aparato midió la tensión de José González durante dos días

Una de cada tres personas que muere en Galicia padecía una enfermedad relacionada con el sistema circulatorio. La hipertensión es una de las patologías más comunes. Con esa realidad en la mano, el laboratorio de Bioingeniería y Cronoterapia de la Universidade de Vigo lidera un proyecto para que los centros de salud gallegos analicen a sus pacientes hipertensos con el fin de diseñar un tratamiento personalizado que incluya los medicamentos más adecuados y la hora del día en que deben ser administrados.

El grupo de investigación que dirige en la Escuela de Telecomunicaciones el profesor Ramón Hermida consiguió demostrar que los medicamentos que combaten la hipertensión son más efectivos si se toman de noche. Sucede con las aspirinas, por ejemplo. En dosis muy bajas (una aspirina infantil, de 100 miligramos) y antes de irse a dormir, actúa sobre las hormonas que disparan la presión arterial justo en el momento en que son más activas, por la noche. Hasta el momento, explica Hermida, los ensayos se realizaban en pacientes que ingerían el fármaco por la mañana y el efecto era nulo. Pero un estudio que realizaron en más de 3.000 pacientes con cardiólogos del Hospital Clínico de Santiago concluyó que, cuando se conseguía bajar la presión sanguínea durante la noche, se reducía el riesgo de infarto y se aumentaba la supervivencia de los enfermos.

El proyecto Hygia

Ahora, su investigación ha dado un salto vital. De los laboratorios pasa a la vida real. Es el proyecto Hygia. Controla la presión arterial en sus pacientes hipertensos para hacer un diagnóstico personalizado y ofrecer el tratamiento más adecuado. Incorpora una novedad: el usuario no se toma la tensión en una farmacia ni en un centro de salud ni en un hospital. Lo hace con un aparato que lo acompaña durante dos días. Es lo que se llama monitorización ambulatoria. El proyecto empezó en marzo en seis centros de salud gallegos. Hoy ya son una treintena y el Servizo Galego de Saúde (Sergas) quiere sumar a más.

Cada persona lleva un manguito conectado con un dispositivo que lleva a la cintura y es un poco más grande que un teléfono móvil. El equipo registra datos del paciente cada veinte minutos durante dos días. Al cabo de ese tiempo, el usuario vuelve a su centro de salud y entrega el aparato. El médico de atención primaria puede acceder a la plataforma de Hygia, creada por los investigadores de Vigo. Vuelca los datos en ella y en pocos segundos se genera un informe completo sobre el paciente.

Un perfil de valores

Gracias a la monitorización ambulatoria, los médicos no solo disponen de los valores de presión arterial. Se consigue también un perfil completo de cada persona. Los riesgos cardiovasculares están ligados a los cambios bruscos que sufren los valores de presión sanguínea. Por tanto, el seguimiento del paciente permite buscar un fármaco que disminuya la presión pero también que suavice ese perfil y lo remodele.

La prueba diagnóstica es la misma para los usuarios de todos los centros de salud de la red. Al mismo tiempo la Universidade de Vigo puede recoger y procesar toda la información con el objetivo de estudiar los datos y sacar conclusiones sobre los tratamientos de cada paciente.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Prueban en hipertensos gallegos que los medicamentos son más efectivos por la noche