Los escombros de Casa Mar, basura emblemática


UN ANTIGUO edificio industrial, Casa Mar, en Vigo, cae para dar paso a un auditorio, proceso significativo de cómo estamos viviendo la modernidad en Galicia. Pero esta obra tiene aún más factores paradigmáticos. Se va a construir allí un edificio emblemático, y por eso, por lo ejemplar de la obra, o sea, para ejemplo de cómo hacemos aquí las cosas, las basuras que se generan con el derribo se han tirado, sin separar ni dar oportunidad al reciclaje, en una cantera.No todo va a ser lamentable: ya existe aquí una asociación de empresarios, y no de hippies que tocan la flauta en la calle cuando el festival de Ortigueira, que condena a los elegantes promotores de la obra por haber actuado como tantos desharrapados que tiran por los montes los electrodomésticos y los colchones viejos. Pero estos críticos no son corriente general; la moda está en lo emblemático. Pronto nuestras construcciones emblemáticas serán tantas y tan voluminosas que no dejarán ver el campo, como si en un pazo el escudo nobiliario de la fachada tapara las ventanas. Alguien debería recordar a nuestros próceres que los emblemas de nobleza hay que ganarlos con gestas; que primero viene el mérito y después el monumento. Todos ellos deberían esforzarse más por construir ciudades que funcionen y sean criaderos de ciudadanos con sentido de comunidad. Y que lo marginal sea el incivismo: andar esparciendo basuras y traspasando al común las responsabilidades propias.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los escombros de Casa Mar, basura emblemática