Una familia de Tui, al borde del desahucio tras una presunta estafa de 70.000 euros

a. m. VIGO / LA VOZ

TUI

Oscar Vázquez

«Estamos desesperados, cada vez que suena el timbre pensamos que vienen a echarnos», relatan una mujer con invalidez que vive con sus padres octogenarios

14 sep 2021 . Actualizado a las 01:26 h.

Una familia de Tui se expone a ser desahuciada por una presunta estafa que ya investiga la Guardia Civil. Luisa Gómez Pérez denuncia que, a lo largo de los últimos seis años, ha entregado hasta 70.000 euros a dos personas que, supuestamente, le estaban gestionando la refinanciación de una hipoteca para poder salvar la casa en la que reside con sus padres.

La mujer, con una invalidez absoluta a raíz de esta situación, y que convive con sus padres octogenarios y dependientes, sostiene que se enteró de que había perdido la casa de la noche a la mañana. «Estábamos ciegos, pendientes solo de que no nos llevaran la casa», explica la mujer, que no tiene vivienda alternativa y que cuida a sus padres. Su pesadilla comenzó en el año 2012 cuando el impago de unos clientes provocó que ella no pudiera cumplir con el de las cuotas de un préstamo. «En el 2007 pedí una hipoteca de 135.000 euros para comprar una nave en la que montar mi tienda de electrónica y la avaló mi abuela con su casa», explica Luisa Gómez. En el 2015 falleció su abuela y su padre, que años antes había sufrido una enfermedad que lo postró en una silla de deudas, heredó la vivienda, pero también la deuda. «En febrero del 2012, cuando solo me faltaban 300 euros para ponerme al día en mis atrasos de la hipoteca, recibí una carta en la que me decían que la casa había sido vendida a un fondo buitre y que debía acudir a una oficina en Vigo para que me explicaran la situación». Acudió a la cita con una amiga. «Les quise entregar los 300 euros que faltaban pero me dijeron que tenía que ser todo el valor o nada. Busqué ayuda en un prestamista de A Cañiza que me puso en contacto con un matrimonio de Vigo al que les pagué 8.500 para que consiguieran un préstamo con el que hacer frente a lo que me pedían», recuerda Luisa Pérez.

Desde entonces y, según consta en la denuncia que Luisa Gómez ha presentado ante la Guardia Civil, siguió haciendo transferencias a favor de las dos personas que asumieron la gestión para salvaguardar su propiedad. Sostiene que no se enteró de la situación real en la que estaban hasta que en julio, al ir a hacer la declaración de la renta del padre, le informaron de que la propiedad no era suya. «Fui al juzgado y me dijeron que la casa había sido vendida, pese que a mí las personas que me dijeron que estaban gestionando la hipoteca me dijeron que estaba todo bien y que el dinero se había invertido en saldar la deuda». La mujer ha recibido hace unas semanas una notificación en la que le reclaman la regularización del inmueble. Es decir, que los nuevos dueños les conminan a que abandonen su casa antes del desahucio. «Estamos desesperados. No puedo comer ni dormir y cada vez que suena el timbre nos asustamos aún más porque pensamos que ya vienen a echarnos», explica Luisa. «No tenemos a dónde ir», advierte.