Los mercadillos del área, vigilados para evitar gente de los concellos cerrados

María Jesús Fuente Decimavilla
maría j. fuente TUI / LA VOZ

TUI

XOAN CARLOS GIL

La mayoría de las ferias siguen abiertas, algunas con restricción de productos

12 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Las policías locales de los municipios del área metropolitana han intensificado los controles para que sus mercadillos no se conviertan en un coladero. Vigilan, sobre todo, que no acudan personas de los municipios que permanecen cerrados. No hay más que preguntar por teléfono a los agentes de municipios como Tui o Baiona para que les recuerden amablemente que si proceden de cualquiera de estas localidades se abstengan de visitar las ferias.

El consejo policial es visto con buenos ojos por los vecinos de los municipios que anteponen su salud a otro tipo de beneficios. Creen que incluso resulta rentable para los vendedores ambulantes proteger los mercadillos para evitar que se suspendan.

La Asociación de Mercaderes Ambulantes de Vigo y Comarca destaca que el mercadillo de Tui es el que mejor funciona del área metropolitana. «Hay gel, policía local controlando, vallas para bajar y subir, se guarda la distancia; otra cosa es que guste más o menos la ubicación, pero funciona muy bien», comenta la presidenta Begoña Martínez, quien también alaba la gestión que se hace en Vigo.

Además del mercadillo de Tui, ubicado desde el verano pasado en la prolongación de Casal Aboy, también están en activo los de Tomiño (miércoles), Gondomar (martes), Nigrán- Patos (sábados) y Baiona-Sabarís (lunes). Con restricciones, que solo permiten la venta de productos alimentarios están los de Ponteareas (sábado) y A Guarda (sábado), mientras que O Porriño suspendió hace tres semanas la actividad del que se celebra los martes. Lo mismo ha hecho el Concello de Soutomaior, que ha optado por interrumpir durante este mes la feria de Arcade prevista para los días 13 y 26 en la Alameda Talo Río.

En Redondela, donde tiene lugar los días 6 y 21 de cada mes, el concello estudia en este momento qué hacer, si continúa o lo suspende. Tampoco en Cangas la policía sabía ayer si habrá mercadillo mañana. Por el contrario, en Moaña, que lo organiza todos los miércoles (salvo los festivos como ayer) y sábados, si habrá.

Los vendedores ambulantes se quejan de que su actividad tiene lugar al aire libre, por lo que el peligro de contagio es mucho menor que si fuera en un espacio cerrado, tal como, dicen, asegura la OMS.

La mayor separación de los puestos y el descenso de clientes ha provocado un desplome en las ventas. «Han caído un 75 % con relación a la misma época del año pasado. Aunque sean seguros, la gente tiene miedo y acude menos. Dan pena los mercadillos, vienen cuatro personas. Es una situación caótica, la Xunta pone el 50 %, pero los concellos, cogen y cierran», comenta la presidenta de la Asociación Galega de Autónomos, Marga González. El colectivo ha solicitado que les dejen instalar el 75 % de los puestos e incluso el cien por cien en caso de que haya espacio.

Sin embargo, dadas las circunstancias actuales no las tienen todas consigo, sobre todo, tras el cierre de la hostelería en buena parte de las localidades gallegas.