Una guardia civil, una policía nacional y una médica fuera de servicio atienden un accidente en Tui

Las tres mujeres asistieron el siniestro durante los primeros veinte minutos y con el reconocimiento del resto de usuarios de la vía y de las propias víctimas


Vigo

Una guardia civil, una médica y una policía nacional asitieron hoy el último accidente que se ha registrado en el cruce de entrada y salida a Portugal en la parroquia de Areas de Tui. El siniestro se saldó con daños materiales y la conductora de uno de los vehículos implicados tuvo que recibir asistencia médica por sufrir un ataque de ansiedad pero el accidente no tendría más trascendencia sino fuera porque se suma a la larga lista de incidentes que, a diario se registran en esta vía y que vecinos y usuarios denuncian desde hace años sin que se tomen medidas, amparándose en que es un cruce de carreteras sobre las que tienen competencias tres administraciones distintas.

Lo más anecdótico del suceso de hoy fue que, pese a producirse en plena hora punta, ya que eran las doce del mediodía y en la confluencia de una entrada y una salida de la autovía con la Nacional 550, por la que circulan a diario más de 16.000 vehículos, tres profesionales fuera de servicio controlaron la situación hasta que llegaron los servicios de emergencia. La coincidencia pasó inadvertida en los primeros momentos porque nadie llevaba uniforme ni bata pero tanto los demás usuarios de la vía como los implicados en el siniestro, estaban gratamente sorprendidos por la eficiencia de las primeras conductoras que se bajaron de su propio vehículo para atender a las víctimas. Durante más de veinte minutos, una mujer reguló el tráfico, con cuatro accesos y los dos vehículos siniestrados en medio mientras otra mujer, que viajaba tras uno de los siniestrados, gestionaba la situación y otra socorría a la víctima.

Una advertencia de la que regulaba el tráfico ante un vehículo que no seguía sus señales, fue la que destapó la coincidencia. «Guardia Civil, pasen», ordenó la mujer descubriendo su competencia y respondiendo así al asombro de cuantos seguían desde las acera sus movimientos de brazos reglados, sorprendidos por una inexplicable soltura, hasta entonces. De forma paralela, los vecinos presenciaban la templanza y tranquilidad con la que la otra conductora gestionaba la situación llamando por teléfono a la familia: solo entonces explicó que era Policía Nacional.

Tampoco faltaba la médica, porque una de las primeras vecinas que llegó al lugar y que entonces estaba dentro del vehículo con la víctima, ratificó su condición de galena mientras intentaba que la mujer soplara en una bolsa para tranquilizarla. Cuando llegó la ambulancia y una patrulla de Tráfico ya asumieron la gestión, pero, sin duda, los numerosos conductores que durante esos más de veinte minutos siguieron el accidente, agradecieron especialmente la favorable coincidencia.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

Una guardia civil, una policía nacional y una médica fuera de servicio atienden un accidente en Tui