«La rehabilitación de los 18 castros de la provincia es muy sensible con el territorio»

La primera fase del plan para musealizar los yacimientos está concluida y las obras podrían licitarse a finales de año


pontevedra / la voz

Uno de los proyectos más ambiciosos que impulsa la Diputación de Pontevedra en el ámbito de la recuperación arqueológica es el denominado In Natura Veritas, que lleva a cabo AGi Architects. El objetivo es la rehabilitación y musealización de 18 yacimientos en la provincia. «La primera fase del proyecto ya se entregó y ahora estamos esperando la aprobación a nivel institucional de los permisos para que se puedan empezar a licitar las obras, que aguardamos sea a final de año», precisa Joaquín Pérez-Goicoechea, director del estudio AGi Architects.

-¿Para cuándo la segunda fase?

-La fase uno cubría los castros de Alobre (Vilagarcía), Subidá (Marín) y Toiriz (Silleda). De la dos está un 70 % hecho, por lo que en los próximos meses podríamos acabarla, aunque ya se ha presentando a las distintas Administraciones. Estamos un poco a expensas de una valoración, por ejemplo, de Patrimonio. Es más compleja porque abarca a siete castros: A Lanzada (Sanxenxo), Adro Vello (O Grove), Alto da Cruz do Castro (Cerdedo-Cotobade), Alto dos Cubos (Tui), Penalba (Campo Lameiro) e Igrexa Vella y Mercado dos Mouros (Valga). Uno puede entender la complejidad de las actuaciones si se tiene en cuenta que en Alobre había una propuesta del Concello de ampliar la excavación que no sabemos si se va a llevar a cabo, mientras en Subidá se están haciendo excavaciones por otro lado. Además los trámites de aprobación por parte de las distintas instituciones están llevando tiempo. En la tercera fase irán los restantes.

-¿Hay mucha diferencia entre cada castro?

-Sí. Cada uno de los 18 están en un estado diferente, ya que hay algunos muy consolidados, como Igrexa Vella donde no se ha hecho ninguna excavación en mucho tiempo, mientras que en otros, como en A Lanzada, donde se ha intervenido en los últimos años. Esto explica la dificultad del proyecto, sobre todo la gestión institucional. Es un proyecto bastante ambicioso y complejo. El contrato depende del Ministerio de Fomento, pero con la supervisión de la Diputación, a lo que se suman todos los concellos en los que estamos interviniendo, así como otras instituciones.

-¿Cómo definiría este proyecto?

-Es un proyecto muy sensible con el territorio y en el que se intenta explicar de una manera bastante sutil lo que era un castro y porqué se construyeron abordando los condicionantes sociales como culturales de ese paisaje existente. Hay que tener en cuenta que en la actualidad están situados en localizaciones muy distintas a lo que eran en su día. El territorio ha sido transformado muy seriamente a lo largo de años, tanto por la mano humana como por otros condicionantes. Así, el de Alobre estaba en una especie de península y ahora está metido en un parque público de la ciudad. Respondemos a la pregunta de cómo entender eso. Lo hacemos de una manera muy didáctica, pero también manteniendo el patrimonio y el paisaje es una parte muy importante de ese patrimonio.

-¿Se puede decir que el hilo conductor de todo el proyecto son las picas?

-Las picas es una parte, es un guiño que se hizo a los procesos arqueológicos que se están realizando. Queríamos utilizar un elemento unitario y el problema que nos encontramos es que cada castro es muy distinto de resto, por lo que buscamos un elemento que fuera reconocible en este circuito: las picas, que nos sirven como soporte de información. Se han utilizado como el elemento unificador, además bajo una trama rectangular para identificar el espacio natural y nuestra intervención artificial. Los procesos arqueológicos también son destructivos, pero si no intervienes, no descubres. Tienen esa especie de contradicción. Es un guiño a la arqueología como valor cultural.

-En pleno siglo XXI, ¿cómo se introducen las nuevas tecnologías en un proyecto como In Natura Veritas?

-Inicialmente, no sabíamos qué nos íbamos a encontrar en cada uno de los yacimientos. Es verdad que la mayoría no tienen suministro eléctrico o de agua. Esto nos llevó a fijarnos en los dispositivos móviles como plataformas informativas. Además, hay que tener en cuenta que los terminales están evolucionando constantemente y se puede acceder a muchísima información a través de ellos. En muchas de estas excavaciones todo lo que se ha encontrado se ha llevado al Museo Provincial de Pontevedra y si uno puede acceder digitalmente empiezas a crear esas relaciones entre el mundo natural y el mundo virtual. Creemos que es muy interesante, pero con un equilibrio. Queremos que la gente no esté solo pegada al móvil, sino también que tenga un contacto con el mundo natural para comprender lo que fue esa civilización.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«La rehabilitación de los 18 castros de la provincia es muy sensible con el territorio»